Probablemente no haya una “estrategia” misional más importante hoy que un liderazgo como Cristo. Al mismo tiempo, tal vez no haya una mayor amenaza a nuestra misión mundial. De hecho, John Stott, en su último sermón publicado, escribió que “el mayor obstáculo al avance del evangelio en todo el mundo es la incapacidad del pueblo de Dios de vivir como el pueblo de Dios”.

En otras palabras, ¡la mayor amenaza a su ministerio es usted mismo! La mayor amenaza a la misión mundial no es el evangelio de la prosperidad, no es el islam, no es la falta de fondos, no es la falta de misioneros. La mayor amenaza a la misión mundial es la iglesia. Tal vez podamos decir incluso que la mayor amenaza de la iglesia son sus líderes. Esta es la razón por la que el Movimiento de Lausana tiene, y siempre ha tenido, pasión no solo por las acciones sino por el carácter de los líderes.

Hay una expresión clave que se destaca en la sección II-E-1 de El Compromiso de Ciudad del Cabo, y es la frase “en forma diferente de los demás”: “Andar en forma diferente de los demás, como la nueva humanidad de Dios”. Sigue diciendo:

Dado que no existe misión bíblica sin una forma de vivir bíblica, volvemos a comprometernos urgentemente y desafiamos a todos los que profesan el nombre de Cristo a vivir en una diferenciación radical de los caminos del mundo, a “vestirnos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.

El llamado del evangelio es a un andar de la iglesia en forma diferente del mundo; en otras palabras, una vida según la Biblia y empoderada por el evangelio. Y es, también, un andar de la iglesia en forma diferente para el mundo; una misión bíblica que lleva el evangelio y lo demuestra.

Tanto el carácter como la acción aparecen exhibidas de manera hermosa en el recientemente descubierto cuadro encargado por Lausana al artista Bryn Gillete sobre “líderes como Cristo para cada iglesia”, la tercera parte de la cuádruple visión de Lausana.

El cuadro, que aparece arriba, está basado en Juan 10 y la imagen de Cristo como pastor. Su guía es seguida por hombres y mujeres de Dios que lavan los pies, protegen contra los lobos, reúnen a los perdidos y exhiben el amor de Cristo de múltiples formas. Estoy muy agradecido por servir en un momento en que esta clase de liderazgo de siervo es experimentada de manera tan hermosa.

Esto, por supuesto, comenzó con el liderazgo como Cristo de nuestros fundadores Billy Graham y John Stott. Se vio en el primer Encuentro de Líderes Jóvenes, en Singapur, en 1987, bajo el pastoreo y el cuidado de Leighton Ford. Y hoy es ejemplificado y cultivado en nuestra inversión de 10 años en la próxima generación de líderes mundiales a través de la iniciativa GLJ liderada por Nana Yaw Offei Awuku.

¿De qué formas su vida y liderazgo serán radicalmente diferentes? Las oportunidades para el impacto del evangelio son tremendas, al igual que los costos.

Todo lo que hacemos como movimiento es para que “Cristo pueda ser conocido”. Espero y oro para que, a través de su vida radicalmente diferente, Cristo pueda ser conocido.

Ore con nosotros

Señor, sabemos que ser como Cristo solo es posible gracias a la cruz. Aparte de Cristo, no podemos ser como él. ¿Nos concederías la gracia de poder morar plena y profundamente en él, y así ser transformados para ser como él? Concede a tu pueblo un andar en forma diferente, para la cosecha de los perdidos y la gloria de tu nombre, en el cual oramos. Amén.

Print Friendly, PDF & Email

Michael Oh es el Director Ejecutivo Mundial / CEO del Movimiento de Lausana. Michael y su familia sirvieron como misioneros en Nagoya, Japón, de 2004 a 2016, donde fundó un ministerio llamado Christ Bible Institute (CBI), que incluye Christ Bible Seminary, Heart & Soul Café y un ministerio de plantación de iglesias.