Lausanne Global Analysis

Septiembre 2014 · Volumen 3 / Número 5

Megaiglesias y sus implicaciones para la Misión Cristiana.

Este artículo examina la aparición de megaiglesias como fenómeno global y sus implicaciones en cuanto nuevas comunidades eclesiales para la misión. Las megaiglesias son congregaciones extraordinaria o anormalmente grandes; pertenecen, principalmente, a las corrientes del cristianismo evangélico conservador o pentecostal carismático. Históricamente asociadas con América del Norte, ahora hay también megaiglesias en África, Asia y Latinoamérica. Las nuevas comunidades están lideradas por predicadores carismáticos cuyos ministerios por extensión también afectan a cientos de miles, incluso millones, a través de un despliegue de programas en medios de comunicación y otros recursos como libros y grabaciones.

Print Friendly, PDF & Email

Las verdaderas «megacongregaciones» reúnen de forma constante a un número extraordinariamente alto de personas en sus actividades cúlticas habituales:

  • La constancia es importante porque algunas iglesias atraen a un alto número de personas sólo durante avivamentos en los que se invita a predicadores de renombre.
  • Las verdaderas megaiglesias atraen a multitudes dependiendo de la influencia de los líderes, del carisma, del dinamismo en la alabanza y en la medida en la que se cubren las necesidades religiosas de los fieles.
  • Los testimonios de los miembros existentes ayudan a incrementar sus filas.

Signos de éxito

Los que pertenecen a estas corrientes de cristianismo miran a las megaiglesias como ilustraciones simbólicas de un ministerio de éxito y expansiones del Reino de Dios. Líderes de megaiglesias norteamericanas como Creflo Dollar, Joel Osteen y TD Jakes han inspirado muchos ministerios como estos en otros continentes. Cristianos desencantados del denominacionalismo y del liberalismo teológico y en busca de formas de adoración contemporánea más emocionante y espiritualmente estimulante, consideran las megaiglesias una opción atractiva.

Debe prestarse atención a no construir una nueva teología en torno a las megaiglesias que sugiera que tales proyectos son necesariamente signos de éxito en la misión.

Estas iglesias a menudo presentan sus impresionantes auditorios y formas de adoración con sofisticada tecnología en sus transmisiones religiosas como signo de crecimiento, éxito y  prosperidad. Desean el crecimiento numérico y citan con orgullo sus cifras como testimonio de la relevancia espiritual y del éxito en el evangelismo y anuncian estilos de adoración que sacian las necesidades y expectativas contemporáneas. Así pues, muchas de estas iglesias tienden a ser de carácter no denominacional, situación que ayuda a atraer  a los denominacionalmente desarraigados, a jóvenes con movilidad ascendiendo socialmente y a profesionales.

Factores denominacionales

Las iglesias  de grandes dimensiones pueden estar afiliadas o pueden ser independientes de las denominaciones existentes. Así, aunque la iglesia Yoido Full Gospel Church de David Yonggi Cho en Seúl, Corea, es parte de la denominación Asambleas de Dios, se considera una iglesia de grandes dimensiones teniendo en cuenta el número de personas que normalmente atrae a sus reuniones. Su congregación total de 700.000 adoradores repartidos a lo largo de múltiples reuniones el domingo, hace a la Yoido Full Gospel Church una de las más grandes del mundo.

Hay casos en los que grandes denominaciones rechazan por cuestiones de política de discipulado, edificar iglesias de grandes dimesiones:

  • La iglesia Church of Pentecost en Ghana (CoP) es una gran denominación Pentecostal clásica con muchas asambleas locales e internacionales.
  • A pesar de ser una gran denominación en auge, CoP ha optado por un enfoque de plantación de iglesias basado en la comunidad.
  • Hay una política por la que no se les permite a las asambleas locales ir más allá de un número específico de miembros.
  • Así pues, CoP puede tener varias asambleas de no más de 500 miembros a 300 metros unas de otras en cualquier comunidad específica.

Atractivo de las megaiglesias

Las congregaciones de grandes dimensiones pueden desarrollarse en razón de los dones espirituales de un líder actual. En África, las curaciones, liberaciones y dones proféticos pueden ser muy atractivos en este aspecto. En el moderno occidente, con su afirmación pública del relativismo moral y privatización de la religión, los evangélicos gravitan hacia estas comunidades por un énfasis en los fundamentos de las Escrituras. La idea de la megaiglesia está por tanto inspirada tanto por concepciones particulares del discipulado como por interpretaciones de lo que significa ser una comunidad de Dios.

El modelo contemporáneo de Cristianismo Pentecostal que promueve la idea de megaiglesia es inherentemente evangelístico por la relación entre la promesa del Espíritu Santo y la capacitación para testificar, por un lado, y el crecimiento de la iglesia, por otro. Los que argumentan contra esto, hacen referencia al hecho de que las grandes congregaciones hacen difícil  operar sobre los cuatro pilares que mantuvieron la iglesia primitiva como una comunidad dinámica de creyentes: estudio de la palabra, comunidad, oración y partimiento del pan (Hechos 2:42-47). Algunas iglesias solucionan el problema mediante  grupos de células en casas y, ahora, teleconferencias de oración y conexiones mediante medios de comunicación social.

En Sobre todos los poderes terrenales: Cristo en un mundo post-moderno (Above all Earthly Pow’rs: Christ in a Postmodern World ), David F Wells sitúa el auge de las megaiglesias americanas dentro del contexto de la cultura de la postmodernidad. Según Wells, las comunidades cristianas, operando como iglesias buscadoras, reconocen que en el contexto postmoderno funcionan dentro de un “mercado” de opciones, incluso en religión, y lo que encontramos en este mundo “es cada vez más un mercado de compradores, no de vendedores”. (1)

El auge de megaiglesias dentro del contexto postmoderno del Sur Global es ilustrativo de tres principales corrientes dentro del cristianismo mundial:

  • La coincidencia de la recesión de la presencia cristiana en el norte con el ascenso de la fe en contextos no occidentales.
  • La erosión de lealtades denominacionales en la vida religiosa a favor de una espiritualidad cristiana de avivamiento.
  • La popularidad del Evangelio de la prosperidad (2) dentro del Pentacostalismo contemporáneo partiendo de la importancia de los números como muestra de éxito.

Frustraciones y fallos

En Ghana, Lighthouse Chapel International (LCI), no sólo se anuncia a sí misma como “megaiglesia”, sino que su programa de televisión, disponible mediante el satélite de televisión digital, es conocido como  Mega Word (Mega Palabra). En la publicación de The Mega Church: How to make your Church Grow, (La megaiglesia: cómo hacer crecer a tu iglesia), el Obispo, Dag Heward- Mills de LCI, destaca 25 razones por las que debemos tener megaiglesias. Según él, los pastores deben desear tener megaiglesias porque “esta es la visión y la meta más apropiada para un pastor” y “el deseo de una megaiglesia te guía en un viaje que conduce al crecimiento de la iglesia”. (3)

Obviamente debe haber ventajas en tener una megaiglesia. Sin embargo, en las 25 razones aportadas por el obispo Heward-Mills es evidente que, aparte del deseo Pentecostal de ganar miles de almas, muchas de las razones se refieren simplemente a cuestiones prácticas, económicas y ventajas materiales. Esto incluye “estar bien conectado” y conseguir más recursos económicos. En esta lista se crea la impresión de que, el hecho de construir una megaiglesia, una vez deseado, está abocado a suceder. Una enseñanza que tiene que provocar mucha frustración entre sectores del liderazgo de iglesias independientes que ven la falta de crecimiento en número, como signo de fracaso en la misión.

Abundan ejemplos de macroiglesias con éxito y no hay razón para creer que toda macroiglesia ha sido indebidamente gestionada.

Como hemos señalado, el deseo de los pentecostales contemporáneos de levantar megacongregaciones no se desvincula de su hermenéutica de crecimiento y prosperidad. La teología dominante de estas iglesias, viene a ser que todo lo que el cristiano toca, debe florecer. La expansión del territorio es un aspecto importante de esta hermenéutica. Así la oración de Jabes, en la que pide a Dios que ensanche su territorio, se usa ampliamente para subrayar el hecho de que Dios proporciona crecimiento para sus hijos incluyendo concederles mayor número de personas bajo su liderazgo espiritual (I Cronicas 4:9-10).

Hay testimonios vivos de que Dios usa a las megaiglesias y a sus líderes para hacer grandes cosas en la misión. En la misma medida, sin embargo, hay historias de fracasos y hechos vergonzosos a causa de las actividades de esta concepción religiosa imperialista. La historia de Jim y Tammy Faye Bakker es bien conocida:

  • Emprendieron la construcción de la iglesia más grande y la ambición les llevó a todo tipo de dificultades incluidos fallos morales, divorcio y finalmente, prisión
  • Jim Bakker recuerda así parte de este sueño imposible para Dios que finalmente les llevó a su caída: “El Crystal Palace Minister Center debía ser el edificio más grande del mundo. Una vez acabado, estaba diseñado para un aforo de 30.000 personas con paneles electrónicos movibles que podrían configurarse para una amplia variedad de multitudes más pequeñas”. (4)

Proyectos similares y más grandiosos se han sucedido por todas partes, incluidas África y América Latina, donde ahora tenemos iglesias contemporáneas pentecostales con un aforo de más de 50.000 personas. Dos de estas son Redeemed Christian Church of God y Living Faith Church Worldwide o Winner’s Chapel, ambas en Nigeria.

Implicaciones

Son profundas las implicaciones de la idea de megaiglesia para las comunidades cristianas de todo el mundo:

  • El tamaño de las organizaciones a menudo ha hecho difícil la administración y supervisión.
  • Un buen número de líderes de megaiglesias han sido víctimas de su propio éxito y algunos han tenido dificultades emocionales o problemas morales.

En Brasil, que ahora tiene algunas de las iglesias pentecostales más grandes del mundo, Paul Freston informa de que el rápido aumento numérico ha causado  posteriores escándalos, liderazgo autoritario  y favores políticos, llevando a la pérdida de neutralidad política que ha afectado a su imagen. (5) Hay megaiglesias que han llevado a la creación de héroes de culto en el ministerio, simplemente porque estos tienen iglesias mayores que otros.

Respuestas sugeridas

Sin embargo, se debe tener cuidado de no desarrollar una nueva teología de megaiglesia que sugiera que tales proyectos son necesariamente signos de éxito en la misión. La gestión de la organización para su máxima influencia es lo que debe contar.

Nuestra respuesta debe ser dar gracias a Dios cuando una iglesia de grandes dimensiones está usando sus recursos para extender el Evangelio pero también ser sensibles al hecho de que, en ciertos contextos, lo ideal puede ser tener iglesias más pequeñas basadas en la comunidad.

El ejemplo bíblico de crecimiento en el libro de los Hechos de los Apóstoles supone que es el Señor el que proporciona el crecimiento. Lo importante, ya sea grande o pequeña la congregación, es evitar el espíritu de competición en la misión y proporcionar la nutrición adecuada que guíe a los cristianos a la madurez y a la entrega personal encarnacional. (Filipenses 2 1-11)

Notas

1 David F Wells, Above All Earthy Pow’rs: Christ in a Postmodern World (Sobre todos los poderes terrenales: Cristo en un mundo postmoderno), (Grand Rapids, MI: Wm B Eerdmans, 2005), 270.

2 Nota del editor: Véase: “El Evangelio de la properidad y su reto a la misión de nuestro tiempo”, J Kwabena Asamoah-Gyadu en el número de julio de 2014 de Lausanne Global Analysis at http://www.lausanne.org/en/documents/global-analysis/july-2014.html.

3 Dag Heward-Mills, The Mega Church: How to Make Your Church Grow (La mega iglesia: cómo hacer crecer a tu iglesia), (Accra: Parchment House Publishers, 2011), 1-19.

4 Para leer la historia completa véase: Jim Bakker, I Was Wrong: The Untold Story of the Shocking Journey from PTL Power to Prison and Beyond (Estaba equivocado: la historia no contada del sorprendente viaje desde PTL Power a la cárcel y más allá), (Nashville, TN: Thomas Nelson Publishers, 1996). La cita es de la página 37.

5 Paul Freston, ‘The Future of Pentecostalism in Brazil: The Limits of Growth’, in Global Pentecostalism in the 21st Century, (El futuro del Pentecostalismo en Brasil: los límites del crecimiento en el Pentacostalismo Global en el s. XXI), ed. Robert W Hefner (Bloomington e Indianapolis: Indiana University Press, 2013), 64.

Referencias y lecturas.

Anderson, Allan H. To the Ends of the Earth: Pentecostalism and the Transformation of World Christianity. (Hasta los confines de la Tierra: Pentacostalismo y la transformación del cristianismo mundial). Oxford: Oxford University Press, 2013.

Asamoah-Gyadu, J Kwabena. Contemporary Pentecostal Christianity: Interpretations from an African Context. (Cristianismo Pentecostal contemporáneo: interpretaciones de un contexto africano). Oxford: Regnum Oxford International, 2013.

Bakker, Jimmy, with Ken Abraham. I was Wrong: The Untold Story of the Shocking Journey from PTL Power to Prison and Beyond. (Estaba equivocado: la historia no contada del sorpendente viaje del poder PTL a la cárcel y más allá).Nashville: Thomas Nelson Publishers, 1996.

Freston, Paul. ‘The Future of Pentecostalism in Brazil: The Limits of Growth’. In Global Pentecostalism in the 21st Century (“El futuro del Pentacostalismo en Brasil: los límites del crecimiento” en Pentacostalismo global en el s. XX)I, editado por Robert W Hefner.Bloomington e Indianapolis: Indiana University Press, 2013.

Gifford, Paul. African Christianity: Its Public Role. (Cristianismo africano: su rol público). Bloomington e Indianapolis: Indiana University Press, 1998.

Gifford, Paul. Ghana’s New Christianity: Pentecostalism in a Globalizing African Economy.(Nuevo Cristianismo en Ghana: Pentacostalismo en una economía Africana globalizada).Bloomington e Indianapolis: Indiana University Press, 2004.

Heward-Mills, Dag. The Mega Church: How to Make Your Church Grow (La mega iglesia: cómo hacer crecer a tu iglesia), 2ª edición. Accra: Parchment House Publishers, 2011.

Jenkins, Philip. The Next Christendom: The Coming of Global Christianity. (La nueva Cristiandad: el Cristianismo Global venidero). Oxford: Oxford University Press, 2007.

Miller, Donald E. Reinventing American Protestantism: Christianity in the New Millennium. (Reinvención del Protestantismo Americano: cristianismo en el Nuevo Milenio)

Berkeley: University of California Press, 1997.

Poewe, Karla. Charismatic Christianity as a Global Culture.  (Cristianismo carismático como cultura global). Carolina del sur: University of South Carolina Press, 1994.

Shaw, Mark. Global Awakening: How 20th-Century Revivals Triggered a Christian Revolution. (Despertar Global: cómo los avivamientos del siglo XX dispararon una revolucion Cristiana.)Downers Grove, IL: Intervarsity Press, 2010.

Wells, David F. Above all Earthly Pow’rs: Christ in a Postmodern World. (Sobre todos los poderes terrenales: Cristo en un mundo postmoderno).Grand Rapids, MI: Wm B Eerdmans, 2005.

J. Kwabena Asamoah-Gyadu es catedrático Baeta-Grau de Cristianismo contemporáneo y Pentecostalismo en el Seminario teológico Trinity Theological Seminary de Legon, Ghana. Es miembro del grupo de trabajo de Teología de Lausanne.

Print Friendly, PDF & Email

J. Kwabena Asamoah-Gyadu es catedrático Baeta-Grau de Cristianismo contemporáneo y Pentecostalismo en el Seminario teológico Trinity Theological Seminary de Legon, Ghana. Es miembro del grupo de trabajo de Teología de Lausanne.

02 Sep 2014

Lausanne Global Analysis

,