Bienvenido al número de marzo del Análisis Mundial de Lausana. Esperamos sus comentarios y opiniones sobre su contenido.

En este número destacamos los retos contextuales planteados por la “tercera ola” de misiones en la India contemporánea, y las respuestas creativas halladas. Luego analizamos la medicina y su lugar en la misión de Dios en el mundo hoy, los valores del honor y la vergüenza y cómo restaurar el honor y quitar la vergüenza son aspectos fundamentales de la misión de Dios, y el papel del sistema de registro religioso en alimentar la discriminación y la violencia contra los cristianos en Oriente Próximo.

Print Friendly, PDF & Email

“Si bien el cristianismo de la India es tan antiguo como el cristianismo mismo, las misiones cristianas protestantes en la India, a lo largo de tres siglos, se pueden clasificar de una manera amplia en tres olas”, escribe Prabhu Singh (Director del Departamento de Misionología del South Asia Institute of Advanced Christian Studies de Bangalore, India). La tercera ola comenzó en la década de 1990, cuando la India liberalizó su economía dando rienda suelta a una nueva era de globalización. Este periodo también se caracterizó por el creciente predominio del nacionalismo hindú y su persecución focalizada en la comunidad cristiana. A pesar de eso, el cristianismo sigue creciendo en nuevas maneras, desafiando nuestras metodologías convencionales y motivándonos a repensar nuestros modelos de misión tradicionales. La auténtica misión cristiana es profética, e implica un servicio sacrificado, cualquiera sea la era en la que vivamos. “¡Nuestro Señor nos conceda la gracia de ser creativos, contextuales y valientes ‘pescadores de hombres y mujeres’ en esta tercera ola!”, concluye.

“La iglesia ha invertido fuertemente en [la medicina], como una expresión del cuidado de los débiles y vulnerables, y de la misión de Dios en el mundo”, escribe Andrew Sloane (Director de Estudios de Posgrado en Morling College, Australia). Ahora en Occidente tenemos que considerar cómo nuestro compromiso con la tecnología y la elección individual impulsa enfoques consumistas insalubres de la medicina, y lo que nosotros, como los llamados a la misión de Dios en el mundo, podemos decir y hacer para contrarrestarlo. En el Mundo Mayoritario tenemos que considerar cómo nuestra encarnación de la pasión de Dios por la justicia y de su preocupación por los pobres puede dar forma a comunidades saludables, qué papel debería jugar el cuidado médico en esto, y cómo navegar el cambiante paisaje de las economías emergentes. “Todos estos desafíos exigen que quienes piensan en la misión y participan en su práctica reflexionen cuidadosa y teológicamente en la naturaleza y las metas de la medicina”, concluye.

“La vergüenza trastoca el propósito de Dios para el mundo”, escribe Jayson Georges (fundador y editor de www.HonorShame.com). La vergüenza no está limitada a contextos no occidentales. Las personas de todas las culturas se sienten indignas y temen el rechazo de otros. El honor y la vergüenza son prominentes en las culturas del Mundo Mayoritario, donde estos valores morales forman el “sistema operativo” de la vida cotidiana. Nuevas realidades mundiales exigen un papel mayor para el honor y la vergüenza en la teología y la misión del siglo veintiuno. La restauración del estatus, que anhelan todas las personas, juega un papel vital en la misión de Dios. Jesucristo desmantela la vergüenza y procura el honor para la familia humana. La iglesia continúa ahora la misión de Dios de bendecir a todas las naciones con el honor de Dios. El pueblo de Dios debe discernir cómo encarnar y proclamar el honor salvador de Dios en contextos específicos. “Las realidades teológicas del honor y la vergüenza son esenciales para el evangelio y para la misión cristiana”, concluye.

“La segregación de la sociedad según criterios religiosos forma la base de la discriminación, socava el estado de derecho y alimenta la violencia [en Oriente Próximo]”, escribe Jonathan Andrews, Presidente de Muslim World Forum. Esta segregación es impuesta y mantenida por el sistema de registro religioso. A todos se les asigna una religión al nacer. Los conversos enfrentan la “crisis de identidad” al vivir y adorar como cristianos mientras son tratados por el estado como musulmanes. Los líderes cristianos de Oriente Próximo piden que todos trabajemos para hacer posible que los cristianos se queden. Sin embargo, el registro religioso es la raíz que explica por qué los cristianos son tratados como ciudadanos de segunda clase e impulsa a algunos a emigrar. Se necesita identificar e implementar auténticas soluciones locales para beneficio de todos. “Todos los gobiernos de la región que quieran cumplir las aspiraciones de su pueblo a una mayor dignidad y a más y mejores trabajos harían bien en abordar los efectos negativos que tiene el registro religioso sobre la creatividad económica, cultural y social”, concluye.

Esperamos que encuentre estimulante y útil este número. Nuestra meta en entregar análisis, información y perspectiva estratégicos y creíbles, para que, como influenciador, usted esté mejor equipado para la tarea de la misión mundial. Es nuestro deseo que el análisis de las tendencias y desarrollos actuales y futuros lo ayuden a usted y a su equipo a tomar mejores decisiones acerca de la mayordomía de todo lo que Dios ha confiado a su cuidado.

Envíe por favor cualquier pregunta y comentario acerca de este número a [email protected]. El próximo número del Análisis Mundial de Lausana saldrá en mayo.

Print Friendly, PDF & Email

David Taylor serves as the Editor of the Lausanne Global Analysis. David is an international affairs analyst with a particular focus on the Middle East. He spent 17 years in the UK Foreign and Commonwealth Office, most of it focused on the Middle East and North Africa. After that he then spent 14 years as Middle East Editor and Deputy Editor of the Daily Brief at Oxford Analytica. David now divides his time between consultancy work for Oxford Analytica, the Lausanne Movement and other clients, also working with Christian Solidarity Worldwide (CSW), the Religious Liberty Partnership and other networks on international religious freedom issues.