Bienvenido al número de mayo del Análisis Mundial de Lausana, que está disponible también en portugués y español. Esperamos sus comentarios y opiniones sobre su contenido.

Tal vez haya notado algunos cambios en nuestro diseño y algunas nuevas funciones a partir de nuestro número de marzo. El Análisis Mundial de Lausana ha sido rediseñado como una publicación basada principalmente en la web, con imágenes hermosas y fuentes optimizadas para ser leídas en su dispositivo móvil o computadora.

Print Friendly, PDF & Email

Sin embargo, hemos recibido varios comentarios de lectores que dependían fuertemente de la versión descargable, así que hemos reintroducido una versión más sencilla en PDF de cada artículo individual. El PDF tiene un diseño menos elaborado, y está disponible principalmente para lectores con acceso lento o limitado a Internet. Para descargar cualquier artículo del AML como PDF, simplemente cliquee el botón PDF en el lado derecho de la pantalla. Se le ofrecerá la oportunidad de descargar ese artículo como PDF o imprimirlo en su impresora hogareña en formato A4 o tamaño carta. También hemos discontinuado los resúmenes ejecutivos, ya que muy pocos de nuestros lectores los estaban usando. Aceptamos con agrado sus opiniones y comentarios sobre el rediseño por e-mail a [email protected], ¡y esperamos que disfrute del nuevo diseño!

Este número está centrado fuertemente en el tema de cómo involucrarnos con los musulmanes y alcanzarlos. Vemos cómo los refugiados en Europa están volviéndose a Cristo y, a su vez, reviviendo la iglesia local. Evaluamos los Movimientos Formadores de Discípulos como una solución bíblica para la tarea restante de alcanzar a los pueblos menos evangelizados. Consideramos cómo deberíamos ver el islam y la importancia de desarrollar una cosmovisión bíblica que provea un marco para relacionarnos con los musulmanes. Y, finalmente, preguntamos lo que significa el califato, y cómo debemos responder a la aspiración que tienen muchos musulmanes por el califato.

“La llegada de millones de migrantes a Europa está sacudiendo los fundamentos de la civilización occidental secular poscristiana”, escribe Sam George (Catalizador para las Diásporas de Lausana). El epicentro de la crisis de refugiados es la continuación de las guerras en Siria, Iraq y Afganistán, que producen casi la mitad de los refugiados del mundo. Dios está haciendo algo nuevo y apasionante en medio de esta gran crisis. Grandes cantidades de refugiados se están entregando a Cristo y están siendo bautizados. Muchos han tenido sueños o visiones de Jesús. Solo Dios podría haber transformado una situación tan desesperada en una oportunidad misionera tan grande, y lo que está ocurriendo está más allá de la planificación estratégica de cualquier iglesia o agencia misionera. En el año del 500º aniversario de la Reforma Protestante, Dios está reviviendo de nuevo la iglesia en Europa, esta vez a través de refugiados de Oriente Próximo. ¿Quién podría haber previsto jamás algo así? Las iglesias y los ministerios involucrados con los refugiados están experimentando avivamiento. “Las diásporas que surgen de desplazamientos, incluyendo la huida de refugiados del Oriente Próximo a Europa, son tierra fértil para una nueva actividad del Espíritu de Dios y, con ella, el avance y por cierto la transformación del cristianismo”, concluye.

“A mediados de la década del 80, el 24% de la población mundial (1800 millones de personas) tenía escaso o ningún acceso al evangelio”, escribe Kent Parks (Presidente y Director General de Beyond, previamente denominado Mission to Unreached Peopls). Hoy, esa cifra ha crecido a 29% (2100 millones de personas). Lo trágico es que solo alrededor de un 3% de los misioneros mundiales sirven a este 29%. Hay una urgencia santa que ha llevado a muchos a volver a estudiar la Biblia como un manual de estrategia. Los cambios consecuentes han producido resultados asombrosos. Se han iniciado no menos de 158 movimientos de plantación de iglesias producto de un proceso denominado Movimientos de Formadores de Discípulos desde mediados de la década del 80, pero especialmente dentro de los últimos 15 a 20 años. Las iglesias deben reproducirse más rápidamente que las expectativas tradicionales, porque es la única forma de superar el crecimiento de la población y dar a todos los pueblos acceso al evangelio. Por lo menos un 30% de los misioneros mundiales deberían ser asignados para servir el 30% de la población del mundo que nunca ha disfrutado de ningún tipo de testimonio del evangelio. Las estrategias sencillas pero profundas de Jesús (más que nuestros esfuerzos a menudo complejos, pero no reproducibles) necesitan ser usadas para cambiar grupos poblacionales enteros. “Los movimientos de plantación de iglesias que transforman sociedades representan la única estrategia que trae el crecimiento escalable que se necesita para superar el crecimiento de la población y para terminar la tarea”, concluye.

“A lo largo de las cuatro décadas y media desde que sentí el interés de Dios por los musulmanes, he oído muchas discusiones sobre la dirección que debería tomar la misión cristiana”, escribe Ida Glaser (Directora del Centro de Estudios Islamo-Cristianos de Oxford, Reino Unido). La cuestión subyacente a todos estos debates es cómo deberíamos considerar el islam, y el eco se encuentra en las polarizadas reacciones hacia los musulmanes en el mundo evangélico actual.  El mayor problema es que no sabemos cómo encajar la diversidad el islam dentro de nuestras categorías de pensamiento.

Nuestros maestros y predicadores tienen una necesidad urgente de una manera de leer la Biblia que permita a toda la iglesia relacionarse con toda la variedad existente en el islam y entre los musulmanes. La Biblia, de tapa a tapa, habla al mundo del islam. Pongamos seriamente la Biblia ‘en conversación con’ el pensamiento islámico y con los musulmanes. Los musulmanes siguen esperando la venida de Jesús y de otros personajes mesiánicos para finalmente confrontar el mal y destruir a los malvados y rescatar a los buenos. Como cristianos, también esperando el juicio final, ¿qué diferencia hace para nuestra predicación y para nuestras vidas el hecho de que el Mesías ya haya venido y haya confrontado el mal en la cruz? La cruz une el juicio que limpia y el dolor que perdona. “¿Cómo podemos hacer de esa cruz la base de todas nuestras respuestas al islam?”, pregunta.

“El término ‘califato’ se ha vuelto más familiar recientemente debido al surgimiento y la actual declinación del Estado Islámico (EI)”, escribe un investigador sobre tendencias religiosas mundiales y libertad religiosa (nombre retenido a solicitud). Sin embargo, un califato mundial ha sido la meta reconocida de varios otros grupos activistas y ha sido una aspiración de algunos musulmanes que se retrotrae a la historia. El califato representa una “edad dorada” de pureza doctrinal asociada con el dominio político. Antes que el título fuera abolido en 1924, el resurgimiento islámico ya había comenzado, dejando una brecha en el liderazgo musulmán sunita en el momento preciso en que el resurgimiento empezaba a ganar terreno. Las pocas encuestas que se han realizado sugieren un apoyo sustancial entre las poblaciones de un califato, sea mediante medios violentos o no violentos.

Las principales herramientas de la iglesia, como siempre, son el amor en acción y la oración. Los cristianos deben amar a los musulmanes lo suficiente como para compartir el evangelio de Cristo con ellos, superando nuestro temor a la evangelización de los musulmanes. Los que diseñan políticas tienen que ser conscientes de la aspiración religiosa a largo plazo que yace detrás del califato al intentar formar estrategias efectivas contra la radicalización. Sin embargo, en última instancia las estrategias o políticas de gobierno no pueden ser la solución de largo plazo. “Solo el evangelio ofrece la perspectiva de una solución de largo plazo a la radicalización según aparece encarnada en la aspiración del califato”, concluye.

Esperamos que encuentre estimulante y útil este número. Nuestra meta en entregar análisis, información y perspectiva estratégicos y creíbles, para que, como líder, usted esté mejor equipado para la tarea de la evangelización mundial. Es nuestro deseo que el análisis de las tendencias y desarrollos actuales y futuros lo ayuden a usted y a su equipo a tomar mejores decisiones acerca de la mayordomía de todo lo que Dios ha confiado a su cuidado.

Envíe por favor cualquier pregunta y comentario acerca de este número a [email protected]. El próximo número del Análisis Mundial de Lausana saldrá en julio.

Print Friendly, PDF & Email

David Taylor serves as the Editor of the Lausanne Global Analysis. David is an international affairs analyst with a particular focus on the Middle East. He spent 17 years in the UK Foreign and Commonwealth Office, most of it focused on the Middle East and North Africa. After that he then spent 14 years as Middle East Editor and Deputy Editor of the Daily Brief at Oxford Analytica. David now divides his time between consultancy work for Oxford Analytica, the Lausanne Movement and other clients, also working with Christian Solidarity Worldwide (CSW), the Religious Liberty Partnership and other networks on international religious freedom issues.