El agua es una necesidad absoluta para la supervivencia humana. Sin embargo, el acceso al agua dulce se está volviendo crítico, especialmente en partes de Asia y África. Alrededor del 54 por ciento de India enfrenta un enorme estrés hídrico. La crisis se ha vuelto cada vez más evidente en los últimos años, ya que gran parte del centro de India padece una severa escasez de agua.

Print Friendly, PDF & Email

Razones de la escasez de agua en India

Calentamiento global y cambio climático

La crisis ambiental global afecta a India junto con todo el mundo.[1] Ya en una conferencia de 2009, el profesor V. Ramanathan advertía que los glaciares del Himalaya eran los “más amenazados por el calentamiento global”.[2] Los glaciares himalayos, conunos 1900 kilómetros de longitud que cruzan ocho países, son la fuente de agua potable, irrigación y energía hidroeléctrica para unos 1.500 millones de personas. Estos glaciares se están agotando a una velocidad alarmante, y reducirán los niveles de agua de los principales ríos de India, como el Ganges y el Brahmaputra.

Crecimiento de la población y urbanización

Los analistas de la población proyectan que, para el año 2050, alrededor del 60 por ciento de los indios estarán viviendo en áreas urbanas, donde existe una brecha cada vez mayor entre la oferta y la demanda de agua dulce. La demanda creciente del uso doméstico urbano del agua ejerce una presión inmensa sobre los recursos decrecientes.

Agricultura

La agricultura es el soporte de grandes secciones de la población. Casi el 50 por ciento de toda el agua disponible es consumida por la agricultura que, junto con los aumentos de población, genera escasez.[3] Es, también, un problema mundial; se estima que, para 2050, el sector agrícola mundial necesitará el doble de la cantidad de agua usada actualmente para alimentar al mundo.

Producción de electricidad

Con el rápido crecimiento económico y el creciente consumo de energía per cápita, la demanda de recursos energéticos está en constante aumento. El sector de la energía, especialmente las unidades hidrotérmicas, requiere enormes cantidades de agua. Gran parte de esta energía es desviada a las ciudades, dejando casi el 40 por ciento de los hogares rurales desprovistos de electricidad.

Industria

Varias industrias consumen grandes cantidades de agua. El aumento constante de la demanda industrial de agua amenaza con disminuir aún más las aguas de superficie.

Conflictos por el agua

Al ser el agua un recurso natural tan esencial, no sorprende que el Banco Mundial prediga que se convertirá en una importante causa de guerras en el siglo XXI. En India, los conflictos existen en diferentes niveles, desde peleas junto al pozo de la aldea hasta disputas interestatales por el agua. Estos conflictos hídricos menores podrían convertirse en importantes guerras por el agua en el futuro. A continuación, mencionamos algunos de los principales problemas en India.

Opresión religiosa y de castas

A menudo, a las comunidades de las denominadas “castas inferiores” se les niega el acceso a pozos públicos de agua potable y otros recursos hídricos en áreas rurales. Los hindúes de castas superiores se han asegurado a menudo de que las castas inferiores y especialmente los “sin casta” no tengan acceso al agua.  Es inquietante que esta clase de actos hayan tenido lugar con aprobación religiosa. Este tipo de opresión produce frecuentes protestas. B. R. Ambedkar, el legendario líder de los parias, lanzó una satyagraha (política de resistencia política pasiva) por el agua en Maharastra, marchando a un tanque público en protesta contra esta discriminación. Los conflictos recientes muestran cómo siglos de prejuicios basados en las castas, profundamente arraigados en culturas y tradiciones, no han sido erradicados.[4]

Sin embargo, mucho antes de que Ambedkar protestara por problemas hídricos, los misioneros cristianos habían intentado abordar el tema proveyendo acceso equitativo al agua para todos, y especialmente a las personas sin casta. La iniciativa misionera, entre otras cosas, demostró cómo los cristianos pusieron en práctica principios bíblicos de dignidad, respeto y justicia para todas las personas.

Acceso equitativo al agua potable

El acceso equitativo al agua se ha convertido en una demanda en contextos en los que los derechos al agua son disputados. Por ejemplo, en el estado de Maharastra, los agricultores afectados por la sequía han estado organizando protestas que buscan reestructurar algunos proyectos de irrigación en el área de acuerdo con criterios más equitativos.[5]

Algunas organizaciones cristianas ya han comenzado a responder a la crisis del agua en el centro de India ayudando a que personas afectadas por la sequía tengan acceso a agua potable limpia. Se están perforando pozos y los aldeanos están siendo educados en cómo conservar y usar el agua, y se están organizando comités comunitarios para que todos puedan acceder al agua por igual. India necesita muchas más iniciativas de este tipo.

Diques y desplazamiento de personas

El proyecto Sardar Sarovar en el valle de Narmada se ha convertido, de unos años a esta parte, en un punto de confluencia para las protestas contra los grandes diques. La mayoría de los países del sur de Asia recibe la mayor parte de sus precipitaciones durante los monzones. Por lo tanto, se necesitan diques para el almacenamiento y el uso del agua durante el resto del año. Sin embargo, estos proyectos han causado interminables conflictos políticos y comunales sobre problemas de compartición desigual y personas desplazadas.[6] La mayoría de las ONG e iglesias cristianas aún no se han involucrado seriamente con las personas desplazadas por la construcción de los grandes diques.

Privatización del agua

La privatización del agua se convertirá en un poderoso área de conflicto en la mayoría de los países del sur asiático, especialmente India. La privatización implica la transferencia de la propiedad de los recursos de agua del sector público al sector privado. La primera Política Nacional del Agua, elaborada en 1987 por el gobierno de India, decía: “Deberá alentarse la participación del sector privado en la planificación, desarrollo y administración de proyectos de recursos hídricos para diversos usos, siempre que sea factible”.[7] Esto se aplicaba a la hidroenergía, la provisión de agua industrial y doméstica, e incluso la irrigación. En una década se encargaron más de 300 proyectos con participación del sector privado.

Sin embargo, esto produjo aumentos de las tarifas de agua, merma en la calidad del agua, falta de rendición de cuentas ante los clientes, reducción en el control local y los derechos públicos, pérdida de trabajos e impactos en los pobres.[8] Como resultado de la globalización, muchas compañías multinacionales están compitiendo por acceder a importantes recursos hídricos, causando la reducción del nivel del agua en muchas partes de India. Los cristianos en India necesitan abordar conscientemente y denunciar el acceso y uso injustos del agua por los poderosos y defender los derechos equitativos al agua.

Conflictos transfronterizos

Los conflictos hídricos transfronterizos ocurren cuando los desacuerdos escalan con relación a la compartición del agua de ríos que cruzan fronteras nacionales o estatales. India ha tenido conflictos hídricos con ríos transfronterizos con países vecinos como Pakistán, Bangladés y Nepal.[9] El conflicto entre India y Bangladés por el Ganges vale como ejemplo. Se están realizando varios esfuerzos diplomáticos para resolver estos problemas trasnacionales sobre la compartición del agua.

Dentro de India, cada estado tiene considerable libertad para decidir asuntos relacionados con el agua, y la mayoría de los ríos interestatales se han convertido en áreas de conflicto en décadas recientes. El río Kaveri, entre Tamil Nadu y Karnataka, y el proyecto de hidroenergía Baglihar en Jammu y Cachemira son dos ejemplos de conflictos hídricos interestatales. Hay un amplio campo para que los indios cristianos usen su influencia como catalizadores para resolver estos conflictos hídricos transfronterizos.

Soluciones potenciales

Si bien se están ofreciendo muchas soluciones ante la creciente crisis del agua, algunas exigen enormes inversiones además de mucha más investigación. Pero hay dos soluciones muy realistas y factibles:

Captación de agua de lluvia

India tiene precipitaciones adecuadas y, con una mejor administración del agua de lluvia, la crisis podría manejarse eficazmente. La captación de agua de lluvia, la acumulación y almacenamiento de agua de lluvia, debe ser considerada de manera urgente. Hay varias historias de éxitos, pero hay mucho más que debe hacerse. El agua de lluvia captada puede ser usada para irrigación y, con un tratamiento adecuado, aun para beber. Un beneficio inmediato podría ser una recarga del agua subterránea, que tratará el importante problema de los niveles de agua decrecientes.

Los cristianos en India deberían encontrar formas de asociarse con el gobierno y ONG sociales que estén involucradas en esta clase de iniciativas. Esto demostrará el compromiso de los cristianos de ponerse al lado de la comunidad para una causa común.

Reutilización de aguas residuales

El agua regenerada, a veces llamada agua reciclada, proviene de aguas residuales que han sido tratadas para remover sólidos e impurezas. Luego es reutilizada para diversas aplicaciones, que incluyen jardinería ornamental, irrigación y la recarga de acuíferos de aguas subterráneas. Tratar el agua para su reutilización es una parte importante de los esfuerzos de conservación del agua, y en algunas regiones del mundo se está convirtiendo en algo habitual. Se ha escrito mucho sobre el tema y hay mucho que está siendo implementado, aun en India.[10] Esta es una fuente viable de agua, particularmente apta para la agricultura, ya que varios nutrientes podrían ser recuperados y usados de manera productiva.

Algunas instituciones y ONG cristianas ya han comenzado a poner en práctica la reutilización de aguas residuales. Deberían encararse más de estas iniciativas por cristianos a fin de demostrar su compromiso con la conservación del agua y la reutilización de aguas residuales.

La compasión cristiana como parte de la solución

 El sur de Asia, particularmente India, enfrenta una aguda escasez de agua. La falta de acceso al agua potable, el hambre, las enfermedades y los problemas sanitarios están todos interconectados. El crecimiento de la urbanización pronto hará que estos retos sean cada vez más inmanejables. Solo una buena y responsable gobernanza y la determinación individual producirán el cambio tan necesario.

Los cristianos en India tienen una gran oportunidad de tomar la iniciativa, en cooperación con la iglesia mundial, para inaugurar proyectos que no solo aborden el problema del agua sino también provean soluciones duraderas a la crisis del agua, en línea con su compromiso de demostrar un amor como el de Cristo a los afectados. Los cristianos tienen el potencial de demostrar compasión durante este tiempo de crisis. Durante cualquier tiempo como éste, las personas débiles y de castas inferiores se vuelven más vulnerables y son marginadas. Los cristianos tienen la oportunidad de iniciar las tareas de educar a las personas en la preservación y el uso del agua, la distribución equitativa y justa, y de asegurarse de que el segmento más débil de la sociedad no sea desprovisto del acceso al agua. Todo esto puede hacerse de la manera más similar a Cristo, de modo que todas las personas, independientemente de la casta o la religión, reciban un acceso equitativo al agua en India.

Notas

  1. Nota del editor: Ver el artículo de Ed Brown, “El cambio climático después de París: lo que significa para la iglesia evangélica”, en el número de mayo 2016 del Análisis Mundial de Lausana https://www.lausanne.org/es/contenido/aml/2016-05-es/el-cambio-climatico-despues-de-paris
  2. The Hindu, November 9, 2009, Updated December 17, 2016. See http://www.thehindu.com/news/national/ldquoHimalayan-glaciers-most-threatened-by-global-warmingrdquo/article16890969.ece#, accessed on 04/01/2017. Prof V. Ramanathan is Director of the Centre for Clouds, Chemistry and Climate, Scripps Institution of Oceanography, San Diego, USA. 
  3. Maryam Mastoor, ‘Environmental Degradation: Focus on Water Scarcity in South Asia,’ Regional Studies, 27:1 (Winter 2008 – 2009), 7. 
  4. K. J. Joy and SuhasParanjape, ‘Understanding Water Conflicts in South India,’ 14, available online as PDF at https://www.academia.edu/, accessed on 17 October 2017. 
  5. K. J. Joy and SuhasParanjape, ‘Understanding Water Conflicts in South India,’13. Available online as PDF at https://www.academia.edu/, accessed on 17 October 2017. Reference to K. J., et al (ed.), Water Conflicts in India: A Million Revolts in the Making (London, New York, New Delhi: Routledge,2007), 98-104. 
  6. K. J. Joy and SuhasParanjape, ‘Understanding Water Conflicts in South India,’ 16-17. 
  7. National Water Policy (April 2002), available online at http://pib.nic.in/newsite/PrintRelease.aspx?relid=70832, accessed on 20 October 2017. 
  8. ‘MakarantPurohit, Privatising India’s Water Is a Bad Idea’, 17 October 2016, https://thewire.in/73597/water-privatisation/, accessed on 20 October 2017. 
  9. For a detailed discussion, see Amit Ranjan, ‘Water Conflicts in South Asia: India’s Transboundary River Water Conflicts with Pakistan, Bangladesh and Nepal,’BIISS Journal, 36:1 (January 2015), 37-55. 
  10. Several waste water projects have been pioneered all over the world, even India, by the International Ecological Engineering Society. See https://iees.ch, accessed on 20 December 2017. 
Print Friendly, PDF & Email

El Dr. Ken Gnanakan fundó ACTS Group of Institutions, International Council for Higher Education y Theological Book Trust, y dirige varios otros ministerios en India y en todo el mundo. Es un teólogo, ambientalista y filósofo de la educación que reside en Bangalore, India.

Después de haber servido como pastor y plantador de iglesias con la Alianza Cristiana y Misionera en India y luego como profesor y director del Departamento de Misiología, primero en Union Biblical Seminary (Pune) y posteriormente en South Asia Institute of Advanced Christian Studies (Bangalore), el Dr. Atul Aghamkar está sirviendo actualmente como director del National Center for Urban Transformation, una iniciativa de la Comunidad Evangélica de India (EFI).