FUNDAMENTO

REFERENCIA

PROPÓSITO

Naciones piadosas gobernadas de acuerdo con principios del Reino “… la guerra espiritual es por el bien de las naciones; los discípulos fueron enviados para hacer, de las naciones, naciones-discípulos bajo Jesús. Así que, ante todo: ¿La iglesia tiene conciencia de esta tarea primordial?’[1]

PRECEPTO

“Cuando los fundamentos son destruidos, ¿qué le queda al justo?” Sal 11:3.

PRECEDENTE

Pacto de Abraham e Israel.

PRÁCTICA

Sierra Leona puso un fundamento piadoso, y su pueblo y su tierra florecieron.
Sierra Leona puso otro fundamento impío, y su pueblo y su tierra zozobraron.

PATRÓN

Un fundamento impío produce una nación atribulada.
Un fundamento piadoso produce una nación pacífica y próspera.
Revelación; Arrepentimiento; Reconciliación; Restauración

‘“Sin salvación del pecado, tampoco hay salvación de los ‘poderes malignos’”. Keith Ferdinando[2]

Panorama

El colapso de la Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001, con la pérdida de 5000 vidas, no fue un problema de sus fundamentos. Se atribuyó directamente al impacto de los aviones.

No obstante, la causa real del colapso físico, si bien indirecta, no fue física. Fue la falla de los sistemas de seguridad que hubieran impedido el ataque en el primer lugar. Tal vez las naciones no colapsen tan dramáticamente como las Torres Gemelas. Sin embargo, las naciones zozobran o florecen, en última instancia, en base a la fortaleza espiritual de sus fundamentos: arenosos y movedizos, o concretos y estables.

Sierra Leona ilustra el papel, frecuentemente olvidado, que juegan los fundamentos en la determinación del destino de una nación. Sierra Leona fue pionera en el cristianismo, el comercio y la civilización en el África colonial. Los esclavos liberados, conocidos posteriormente como criollos o creoles, que atravesaron el Atlántico desde Nueva Escocia con ayuda de la secta Clapham en Londres, eran cristianos que se veían ellos mismos como los israelitas liberados de la esclavitud en Egipto. Cuando aterrizaron el 11 de marzo de 1792, fundaron Freetown, en Sierra Leona, y la dedicaron a Dios mediante un pacto.

Sierra Leona floreció como un faro de luz durante más de 150 años, y llegó a ser conocida como la “Atenas de África” por tener la primera universidad (Fourah Bay College, 1827), y las primeras escuelas secundarias (Grammar School, 1845, y la escuela Annie Walsh para niñas, 1849) en el África subsahariana, establecidas con la ayuda de la Church Mission Society.

Sin embargo, la fortuna de Sierra Leona colapsó rápidamente cuando puso fundamentos impíos o idolátricos en su independencia, el 27 de abril de 1961. Pasó de la prosperidad a la más abyecta pobreza, rodeada de abundantes recursos aunados a múltiples catástrofes, como guerra, pestilencia, pobreza y desastres.

Misericordiosamente, en 2014, la iglesia empezó a tomar conciencia de los fundamentos sangrientos de la fundación de Sierra Leona, y comenzó el proceso de redimir la tierra, con resultados alentadores. Este artículo se centra en el fundamento defectuoso y desestabilizador de Sierra Leona y las lecciones aprendidas.

La buena noticia es que hay principios, preceptos y precedentes bíblicos claros que respaldan la experiencia de Sierra Leona de los cuales la iglesia en otros países puede aprender. Esto les permitirá develar y también abordar las raíces ocultas de problemas fundacionales que frustran sus esfuerzos nacionales por lograr un avance sostenible.

La masacre del 27 de abril

El 27 de abril de 1898 comenzó una masacre en el sur del Protectorado Británico de Sierra Leona, conocida posteriormente como la “guerra del impuesto a las chozas”. Guerreros de la temible sociedad secreta Poro se levantaron en todo el territorio de los mendé en un ataque sorpresivo contra los misioneros y cristianos (criollos), alineados con los británicos. Charles Braithwaite Wallis nos ofrece un relato útil:

Uno de los peores asesinatos que ocurrieron durante todo el estallido fue la matanza del Sr. T. Johnson y su hermana, de dieciocho años de edad, que fueron encontrados escondidos en una aldea llamada Deparli, en la zona de Jong. Fueron atados juntos, desnudados y azotados terriblemente. Se los obligó luego a caminar a Tihun, en el territorio de Small Boom, una travesía de varias horas, donde fueron llevados ante el jefe, un hombre llamado Vandi, que inmediatamente ordenó que fueran muertos. Entonces fueron azotados de nuevo ante una gran cantidad de personas, y luego tuvieron que volver caminando, a cargo de un grupo de guerreros, a Deparli. Cuando llegaron, los guerreros ataron a Johnson a un árbol y a su hermana a otro, ambos a la vista del otro. Un hombre apareció luego con un cuchillo y con mucha dificultad logró cortar una de las orejas de Johnson. La oreja de la Sta. Johnson también fue cortada. Luego varios rufianes sostuvieron primero a uno y luego al otro, y les cortaron las lenguas. Fueron dejados en esta posición durante horas, y después fueron llevados a los matorrales y arrojados a un fuego que había sido preparado para recibirlos. Si estaban muertos o no cuando esto ocurrió, no pude averiguar. Esperemos que sí. Hubo otros tres asesinatos cometidos en o cerca de esta aldea de Deparli, y lamentablemente sus perpetradores nunca han sido atrapados.[3]

Fue tan horrenda esta masacre del 27 de abril de más de 2000 criollos y misioneros que, el 18 de junio de 1894, la reina Victoria encargó una investigación de “una insurrección de los nativos de nuestro Protectorado . . . acompañada por asesinatos y ultrajes contra nuestros súbditos y otras personas”.[4]

Poner el fundamento

Es llamativo que los descendientes de los perpetradores de la masacre escogieran el 27 de abril para inaugurar el Partido Popular de Sierra Leona (SLPP) en 1951. Diez años después, en 1961, en la independencia, el partido gobernante del SLPP escogió la misma fecha para que los británicos les entregaran Sierra Leona. De la noche a la mañana, el culto a Dios fue eliminado del gobierno y de la vida socioeconómica de esta incipiente nación. En la víspera de la independencia, unas 1200 personas enmascaradas como diablos descendieron sobre Freetown en un desfile ritual de victoria. Esto se repite cada Día de la Independencia, con mascaradas de diablos que reemplazan la acción de gracias en todas las principales ciudades de Sierra Leona, con graves consecuencias. Como dice Habacuc: “¡Ay del que edifica la ciudad con sangre, y del que funda una ciudad con iniquidad!” (Hab 2:12). Ciertamente, Sierra Leona ha experimentado con creces su cuota de aflicciones.


Una placa en este monumento en Tikonko, distrito de Bo, dice: “En memoria de Timothy Campbell, Theo Roberts y Rdo. J.C. Johnson, 1898, misioneros víctimas de la ‘guerra del impuesto a las chozas’”. Fotografía: Paul Basu

Consecuencias

Desde el asesinato del justo Abel, el juicio siempre ha respondido al clamor del derramamiento injusto de sangre. “Mucho valor tiene a los ojos del Señor la muerte de sus fieles” (Sal 116:15).

La idolatría y el culto al diablo también atraen dolores, según la Biblia. Porque “aumentarán los dolores de los que corren tras otros dioses” (Sal 16:4). Por cierto, el juicio divino parece manifestarse de tres formas principales, según Jeremías: “los consumiré con espada, con hambre y con pestilencia” (Jer 14:12). Sierra Leona ha sido testigo de cada una de estar tres formas, con efectos devastadores.

El juicio del hambre: el colapso fiscal de 1980

A pesar de ser uno de los países más ricos en términos de recursos naturales (desde minerales a productos marinos y agrícolas), Sierra Leona se encuentra siempre rezagada, entre los más pobres. Desde una economía del tamaño de Malasia y Singapur combinadas en la década de 1960, ahora se encuentra en el tercer lugar desde abajo en el Índice Global del Hambre, una herramienta estadística basada en Harvard. Las empresas libanesas y chinas están consumiendo su abundante oro, diamantes, mineral de hierro y rutilo, con pocos beneficios para el país. En 1964, el leone tenía un valor superior a la libra esterlina. Hoy hay más de 9000 Le por libra esterlina.

El juicio de la espada: la guerra de 1991 – 2002

Más de 50.000 sierraleoneses murieron en la absurda pero bárbara guerra de once años. La infraestructura fue destruida y prevaleció una cuasi anarquía. Provocó la mayor misión de mantenimiento de la paz de la ONU en la historia.

El juicio de la pestilencia: la epidemia del ébola de 2014 – 2015

El 25 de mayo de 2014 el ébola golpeó Sierra Leona, paralizando al país durante casi un año. El número de víctimas conservador oficial fue de casi 4000 personas, y muchos más sobrevivientes han permanecido traumatizados de por vida.

Tratar con los fundamentos malignos: lecciones prácticas de Sierra Leona

Muchos cristianos en Sierra Leona creen que, antes que Dios redima a Sierra Leona de sus luchas, los cristianos deben unirse primero para confrontar el “reino marino”.[5] El reino marino es una referencia a las poderosas fuerzas espirituales que se cree que operan en ríos, lagos y los océanos. Son la fuente del poder usado por las sociedades secretas, “sirenas”, o la cultura de la “Reina de la costa” (Mami Wata).[6]

Revelación: Dios revela para redimir.

Después de mucha introspección, investigación y oración, la verdad de la difícil situación de Sierra Leona pareció quedarnos claro, y creemos que tiene que ver con el desafío espiritual representado por el pacto del 11 de marzo (ver abajo), y el fundamento sangriento del 27 de abril.

Arrepentimiento: cuando se derrama sangre justa, siempre acarrea consecuencias graves.

Tomamos aliento de la experiencia de la iglesia en Fiyi, documentada en la película “Fiji Transformation”. Allí la iglesia pasó masivamente por el arrepentimiento por el asesinato y la canibalización de un misionero blanco por fiyianos más de un siglo antes. Las personas creen que el resurgimiento de la fortuna se volvió posible una vez que la maldición sobre Fiyi fue levantada a través del arrepentimiento.

Entre muchas otras cosas, se realizó una notable ceremonia de arrepentimiento y nueva dedicación en el 222º aniversario del Pacto de Sierra Leona, el 11 de marzo de 2014. Atrajo a dignatarios clave, incluyendo ministros del estado y de la iglesia. Un extracto de la proclamación preparada por el alcalde de Freetown, Sam F. Bode Gibson, dice:

Nos hemos arrepentido hoy de nuestros caminos errados que nos vieron deslizarnos de la cima al fondo del indicador de desarrollo humano. Caímos de ser un pueblo de iluminación, una nación de maestros, ahora reducidos a un pueblo de ignorancia, analfabetos, necesitados de maestros. Nuestra Gracia se ha vuelto pasto. Nuestro dulce se ha vuelto agrio. Nuestra luz se ha vuelto oscuridad. Reducidos a un valle de huesos secos . . . ¡Proclamamos juicio divino sobre todas las formas de idolatría! ¡Proclamamos que esto es un peregrinaje anual para renovar este pacto de la tierra con el Altísimo![7]

C:\Users\Tech\Pictures\vlcsnap-2018-04-24-22h51m14s901.png

Restaurar los fundamentos justos.

El año pasado, por primera vez, en el aniversario del 27 de abril, la iglesia se volcó a las calles de Freetown y otras partes en una marcha profética de alabanza y oración. Esto representó un punto de quiebre para el país, ya que aun en los feriados cristianos como festivales callejeros de Pascua, hay “mascaradas del diablo”. A través del papel coordinador de los Intercesores por Sierra Leona (IFSL), liderados por la Escuela de Apóstoles y Profetas (SOAP), y en colaboración con el cuerpo de Cristo y las autoridades del estado, han ocurrido varias actividades de reclamación de la tierra. Estas incluyen:

  1. Oración y ayuno coordinados nacionalmente.
  2. Operaciones proféticas contra sectas idolátricas y mascaradas del diablo en las cuales están involucrados el Parlamento, la Casa de Gobierno y el poder judicial.
  3. Enseñar a pastores e intercesores sobre el pacto del marzo 11 y el fundamento defectuoso del 27 de abril, capacitándolos sobre cómo tomar dominio sobre fuerzas ocultas en montañas y ríos.


Sam F.B. Gibson hace su proclamación como alcalde en 2014.

Conclusión

Como Sierra Leona, muchas naciones están zozobrando sobre fundamentos impíos. Los expertos luchan por contener los efectos físicos —crimen, corrupción, violencia, vicios y pobreza— de causas espirituales. Solo los cristianos pueden comenzar la tarea de discipular su nación, rastreando y redimiendo la causa raíz: fundamentos podridos. Es esta conciencia que este artículo espera traer.

Endnotes

  1. Pieter Bos, The Nations Called (Sovereign World, 2002), 314.
  2. Keith Ferdinando, The Triumph of Christ in African Perspective: A Study of Demonology and Redemption in the African Context (Carlisle: Paternoster, 1999), 397.
  3. Charles Braithwaite Wallis, The Advance of Our West African Empire (London: TF Unwin, 1903), 139-40.
  4. See ‘Report by Her Majesty’s Commissioner and Correspondence on the Subject of the Insurrection in the Sierra Leone Protectorate, 1898’ (London: Darling & Son, 1899), 3.
  5. Editor’s Note: No source cited for this quotation.
  6. For similar descriptions in ancient biblical culture, see Psalm 74:13-15.
  7. Editor’s Note: No source cited for this quotation.
Print Friendly, PDF & Email

Bowenson F. Phillips sirvió en Freetown como su Administrador en Jefe (2008 – 2011), y es un consultor en administración y desarrollo en FJP, con un título posgrado en Administración Pública, IPAM, USL (2003). Inició Intercessors For SL (IFSL) y School of the Apostles and Prophets (SOAP), y sirve como Presidente del Comité de la Comunidad Pentecostal de Sierra Leona (PFSL).

Jenny James-Taylor es una periodista británica y autora de Bloomsbury que fue pionera en el alfabetismo religioso en el periodismo, fundando Lapido Media en 2007. Tiene un doctorado en Islam y Secularismo, y es una becaria de investigación honoraria en Kirby Laing Institute for Christian Ethics, una becaria de Royal Society of Arts y miembro del Grupo Asesor Teológico (TAG) de la Alianza Evangélica. Vive en Londres y Suffolk.