Bienvenido al número de julio del Análisis Mundial de Lausana, que está disponible también en inglés y portugués. Esperamos sus comentarios y opiniones sobre su contenido.

En este número examinamos cómo los fundamentos defectuosos ponen de rodillas a las naciones, usando la experiencia de Sierra Leona, abordamos el abuso de las mujeres en el mundo y cómo la mujeres, cuando florecen en la iglesia, reflejan la Imago Dei y es un testimonio para los incrédulos, nos preguntamos cómo y por qué los cristianos deben involucrarse en proveer una atención ulterior de calidad para sobrevivientes de la trata humana y los traumas, y volvemos a tratar el tema de equilibrar la gracia y la verdad en nuestro acercamiento a los musulmanes y al islam.

“Sierra Leona ilustra el papel, frecuentemente olvidado, que juegan los fundamentos en la determinación del destino de una nación”, escribe Bowenson Phillips (ex Administrador en Jefe de Freetown) con Jenny Taylor (periodista y autora británica). Sierra Leona fue pionera en el cristianismo, el comercio y la civilización en el África colonial. Los esclavos liberados, conocidos posteriormente como criollos o creoles, que atravesaron el Atlántico desde Nueva Escocia, eran cristianos que se veían ellos mismos como los israelitas liberados de la esclavitud en Egipto. Fundaron Freetown, en Sierra Leona, y la dedicaron a Dios mediante un pacto. Sierra Leona floreció como un faro de luz durante más de 150 años, y llegó a ser conocida como la “Atenas de África”.

Sin embargo, la fortuna de Sierra Leona colapsó rápidamente cuando puso fundamentos impíos o idolátricos en su independencia, el 27 de abril de 1961. Pasó de la prosperidad a la más abyecta pobreza, rodeada de abundantes recursos aunados a múltiples catástrofes, entre ellos la guerra y la pestilencia. Misericordiosamente, en 2014, la iglesia empezó a tomar conciencia de los fundamentos sangrientos de la fundación de Sierra Leona, y comenzó el proceso de redimir la tierra, con resultados alentadores. Como Sierra Leona, muchas naciones están zozobrando sobre fundamentos impíos. Los expertos luchan por contener los efectos físicos —crimen, corrupción, violencia, vicios y pobreza— de causas espirituales. La buena noticia es que hay principios, preceptos y precedentes bíblicos claros que respaldan la experiencia de Sierra Leona de los cuales la iglesia en otros países puede aprender. “Esto les permitirá develar y también abordar las raíces ocultas de problemas fundacionales que frustran sus esfuerzos nacionales por lograr un avance sostenible”, concluye.

“El acoso, la agresión y el abuso forman parte del mismo paquete mediante el cual las mujeres son vulnerables y presas de hombres en las sociedades de todo el mundo”, escribe Tamie Davis (colaboradora de Church Missionary Society de Australia, vive en Tanzania). #metoo es un hashtag de Twitter que se ha viralizado, dando un sentido de la magnitud del problema del acoso y el abuso sexual. Es, también, un problema para la iglesia. Una estrategia predominante para abordar este tema ha sido abogar por la igualdad de las mujeres como una clave para levantarlas. Sin embargo, el significado de “igualdad” podría no ser consistente a través de las culturas. Con la igualdad como un concepto polémico en un mundo global, una forma más fructífera de dar forma a nuestra respuesta al abuso de las mujeres es con la Imago Dei, o la imagen de Dios. Juntos, el hombre y la mujer representan a Dios; son como él y le traen gloria. La doctrina de la Imago Dei ubica la dignidad de las mujeres no tanto en su condición con relación a los hombres (su “igualdad” o falta de ella), sino en que representen al Creador. Mientras que la igualdad no puede apelar tanto a las culturas jerárquicas como a las menos jerárquicas, la Imago Dei provee la moneda común para que ambas honren a las mujeres. En la Imago Dei, los cristianos tienen los recursos teológicos para buscar el florecimiento de las mujeres. “Cuando los incrédulos miran la iglesia, si han de ver a Cristo con alguna claridad, deben ver mujeres que florecen”, concluye.

“Más de 40 millones de personas eran víctimas de la esclavitud moderna en 2016”, escribe Kit Ripley (asesora de programa en New Life Center Foundation, en el norte de Tailandia). Alrededor del 71 por ciento de ellas eran mujeres y niñas. Apoyándose en más de 30 años de experiencia a nivel de las bases, NLCF ha obtenido una perspectiva única sobre la manera en que proveemos servicios de atención ulterior a sobrevivientes de la trata de personas y otras clases de traumas. Los siguientes principios pueden ser adaptados a otros contextos ministeriales. Si usted sirve en un entorno transcultural, es importante trabajar de manera colaborativa con lugareños del grupo poblacional que está sirviendo. La programación organizacional nunca debe volverse rígida y basada en políticas: cada sobreviviente tiene necesidades, intereses y habilidades distintivas. Una de las tareas clave para los sobrevivientes de traumas es desarrollar la resiliencia: la competencia social se desarrolla dentro del contexto de sistemas comunitarios. Si es posible la reintegración en una familia, deberá hacerse todo lo posible para lograrlo. No sirve crear un programa simplemente porque un donante específico desea financiarlo. Trabajar con sobrevivientes de traumas no es fácil, pero tiene un propósito y es gratificante. Los cristianos evangélicos deberían estar a la vanguardia en la provisión de atención ulterior de calidad a los sobrevivientes de la trata de personas y traumas. “Al invertir en la sanidad y la restauración de los sobrevivientes, reflejamos la naturaleza compasiva de Dios y ofrecemos un atisbo de ese reino venidero en el cual todo será recompuesto”, concluye.

“Muchos cristianos en Occidente piensan que están en condiciones de saber lo que es el islam, y que el islam yihadista del Estado Islámico (EI) está más cerca del ‘auténtico islam’ o el ‘verdadero islam’ que el denominado ‘islam moderado’”, escriben Colin Chapman (autor y conferencista sobre estudios islámicos) y John Azumah (Profesor de Cristianismo Mundial e Islam en Columbia Theological Seminary, Decatur, Georgia). Cuando han existido tantos ejemplos recientes de violencia yihadista en diferentes países, es fácil llegar a la conclusión de que eso mismo nos dice algo acerca de la naturaleza esencial del islam. Muchos musulmanes simpatizan, abierta o secretamente, con algunos de los objetivos del islam político. Sin embargo, la enorme mayoría se disocia del yihadismo y lo consideran una distorsión completa del islam. Por otra parte, si bien los textos son importantes, no pueden tomarse de manera aislada de todos los demás factores que contribuyen al yihadismo. Algunos de estos factores son históricos, políticos, sociales, económicos, religiosos y psicológicos. Algunos yihadistas que han ido de Europa para unirse al EI tal vez hayan sabido poco acerca de la ideología islámica o el Corán. Tratar de entender los muchos y variados motivos que han impulsado a estas personas a participar en la violencia no significa justificar sus acciones asesinas. Muchos cristianos son muy ignorantes acerca del islam. Debemos reconocer los estereotipos que hemos creado sobre los musulmanes y nuestros prejuicios. Si bien no podemos justificar la violencia, tal vez tengamos que reconocer que, en algunos casos, los musulmanes tienen buenos motivos para estar enojados. “El enfoque de la gracia es suficiente para alcanzar a los musulmanes”, concluyen.

Esperamos que encuentre estimulante y útil este número. Nuestra meta en entregar análisis, información y perspectiva estratégicos y creíbles, para que, como líder, usted esté mejor equipado para la tarea de la evangelización mundial. Es nuestro deseo que el análisis de las tendencias y desarrollos actuales y futuros lo ayuden a usted y a su equipo a tomar mejores decisiones acerca de la mayordomía de todo lo que Dios ha confiado a su cuidado.

Envíe por favor cualquier pregunta y comentario acerca de este número a [email protected]. El próximo número del Análisis Mundial de Lausana saldrá en septiembre.

Print Friendly, PDF & Email

David Taylor trabaja como editor del Análisis Mundial de Lausana. Es analista de asuntos internacionales con un enfoque particular en Oriente Medio. Ha estado durante 17 años en el Ministerio de Relaciones Exteriores y de la Mancomunidad de Naciones del gobierno británico, la mayor parte de ellos centrado en Oriente Medio y el norte de África. Tras ello, pasó 14 años como editor en Oriente Medio y ayudante de editor del Daily Brief del Oxford Analytica. Ahora divide su tiempo entre el trabajo de consultoría para el Oxford Analytica, el Movimiento de Lausana y otros clientes, además de trabajar con Christian Solidarity Worldwide (CSW), Religious Liberty Partnership y otras redes sobre cuestiones de libertad religiosa internacional.