La persecución de los cristianos está creciendo en muchas partes del mundo.[1] Algunos ejemplos de la persecución que los cristianos enfrentan hoy incluyen:

  • ataques suicidas contra iglesias en Egipto, Nigeria, Irak y Pakistán[2]
  • el pastor Youcef Nadarkhani, encarcelado nuevamente en Irán[3]
  • la difícil situación de Asia Bibi, finalmente absuelta de blasfemia en Pakistán, pero aún en grave peligro
  • el secuestro de Leah Sharibu por Boko Haram en Nigeria
  • la conversión forzada de cristianos en India[4]
  • creyentes enviados a campos de concentración en Corea del Norte

Mientras hay cristianos en todo el mundo sufriendo tantos atropellos, es importante y oportuno que los evangélicos nos preguntemos cómo debemos responder para poder ayudar a fortalecer la iglesia mundial como parte del trabajo de la misión global.

Charles Spurgeon dijo: “Todas las persecuciones de cada miembro deben ser levantadas en oración ante Dios”.

Oración

La oración es la prioridad suprema en lo que hacemos a favor de los hermanos y hermanas perseguidos. Charles Spurgeon dijo: “Todas las persecuciones de cada miembro deben ser levantadas en oración ante Dios”.[5] Hacer esto no es una opción. Una buena manera de comenzar es formar un grupo que se reúna a una hora designada para orar por la iglesia perseguida. Las iglesias luego deberían alentar a sus miembros a unirse para orar por la iglesia que sufre.

Como afirma Franklin Graham, sería erróneo pensar que la persecución cristiana está lejos de Occidente. Todo lo contrario. Dice: “Tenemos la responsabilidad de orar por aquellos que están sufriendo porque llevan el nombre de Cristo”.[6] Así fue exactamente como respondió la iglesia primitiva. Cuando Pedro estaba en prisión, la iglesia oraba fervientemente a Dios por él (Hechos 12: 5).

Día Internacional de Oración por la Iglesia Perseguida

El “Día Internacional de Oración por la Iglesia Perseguida” es una excelente oportunidad para que las congregaciones de todo el mundo se reúnan (en el mes de noviembre) y recuerden en oración a la iglesia que sufre. Las congregaciones pueden optar por enfocarse en orar por personas, familias, iglesias o países donde los cristianos están enfrentando penurias. Es una forma práctica de mostrar solidaridad con los hermanos y hermanas perseguidos, y hace falta que más iglesias promuevan este día entre sus congregaciones.

Concientización

Muchos cristianos en Occidente no son conscientes del nivel de persecución de cristianos en todo el mundo. Algunos se sorprenden al saber que los creyentes están siendo insultados, aislados, humillados, discriminados, arrestados, golpeados, torturados, quemados o asesinados por su fe. Es necesario hacer esfuerzos para aumentar la conciencia de la persecución que enfrentan los cristianos. Las iglesias podrían considerar realizar un seminario, taller o conferencia, preferiblemente con una sesión de preguntas y respuestas, en la que se pueda invitar a personas que compartan sus conocimientos sobre el tema. Esto les ayudaría a obtener una comprensión más profunda de la iglesia perseguida.

Apoyar a los cristianos perseguidos

¿Podemos imaginar a nuestras parientes dejándonos solos cuando más los necesitamos? ¿Cómo nos sentiríamos? Algunos ni siquiera podemos imaginar algo así. Al escribir a la iglesia en Corinto, Pablo escribe: “Si una parte sufre, las demás partes sufren con ella” (1 Corintios 12:26, NTV). Pablo está señalando que los cristianos deben cuidarse los unos a los otros. Es un comportamiento esperado de quienes dicen ser seguidores de Cristo. No se aplica solo a la iglesia local sino también al cuerpo mundial de Cristo. Los cristianos no pueden simplemente ignorar las crueldades hechas a sus hermanos y hermanas, y no sentir su dolor.

Actuemos como una familia en Cristo y apoyemos a la iglesia perseguida.

Deben mostrar preocupación (Gálatas 6:10) y alzar sus voces contra toda injusticia cometida (Isaías 1:17). El cuerpo mundial de Cristo puede ser un gran estímulo para la iglesia que sufre: enviando una simple carta de aliento y aprecio, expresando nuestro compromiso de orar por ellos y compartiendo cómo su fe nos ha bendecido espiritualmente. Del mismo modo, puede ser útil escribir a las embajadas para preguntar sobre el estado deficiente de los derechos humanos en sus países e instar a los representantes electos a corregir las condiciones de maltrato inhumano de los cristianos de todo el mundo. Actuemos como una familia en Cristo y apoyemos a la iglesia perseguida.

Ayuda práctica

Cuando una persona, familia o localidad cristiana es atacada y sus casas son vandalizadas o incendiadas, huyen para salvar sus vidas y, literalmente, se quedan sin hogar. En la mayoría de los casos, no tienen más opción que quedarse con familiares cercanos; y no están generalmente en condiciones de reconstruir sus casas. Ayudarlos a regresar a sus hogares a menudo no es una prioridad para el gobierno en cuestión.

Además, por lo general, no pueden darse el lujo de comprar un terreno o una casa en un lugar diferente. Por lo tanto, a pesar de su temor, tarde o temprano la única opción para la mayoría es regresar a sus hogares. Es en este momento que necesitan ayuda práctica para poder reconstruir sus casas. En asociación con ministerios cristianos y organizaciones no gubernamentales del lugar, el cuerpo mundial de Cristo puede participar en el proceso de asentamiento de los cristianos perseguidos.

5000

solicitantes de asilo cristianos de Pakistán en Tailandia


Sus hijos no tienen acceso a la educación


Muchos están obligados a vivir en centros de detención

Quienes logran abandonar sus hogares para buscar refugio en otro país a menudo se encuentran en una situación difícil. Las dificultades incluyen no tener un lugar permanente para vivir, un futuro incierto, una cultura y forma de vida desconocidas, un idioma extranjero y años de espera antes de recibir la documentación para establecerse en un nuevo país. Aquí es donde los cristianos necesitan tender una mano en amor y ayudar a los creyentes perseguidos de todas las formas posibles. Muchas iglesias en Occidente participan activamente en ministerios para refugiados e inmigrantes.[7] Sería útil que las iglesias consideren establecer centros de ayuda, especialmente para personas que han tenido que huir debido a su fe cristiana, no tienen dónde vivir y están atrapados en el sistema legal.

Por ejemplo, el estado de los creyentes cristianos en Tailandia que tuvieron que abandonar Pakistán debido a la persecución es motivo de gran preocupación.[8] Hay más de 5,000 solicitantes de asilo cristianos de Pakistán, muchos de los cuales están obligados a vivir en centros de detención en Bangkok. Sus hijos no tienen acceso a la educación, se les amenaza con ser devueltos si no pagan sobornos y no tienen acceso a centros de salud.

El cuerpo mundial de Cristo puede ser un canal de bendición para muchos que viven en circunstancias igualmente duras:

  • Valdría la pena considerar hacer un viaje misionero a corto plazo a lugares donde los cristianos enfrentan mucha persecución.
  • Podría ser muy significativo, tanto para ellos como para los miembros del equipo misionero, rezar con ellos, alentarlos y escuchar sus historias de la vida real.

Consejería cristiana

En tales circunstancias, el problema no es solo la pérdida de posesiones. Los cristianos perseguidos sufren altos niveles de estrés psicológico y emocional continuamente, así como problemas espirituales. Lamentablemente, en muchos lugares donde los cristianos enfrentan mucha persecución, no existe consejería cristiana para ayudar a los creyentes afectados a lidiar con el trauma que han sufrido.[9] Muchas iglesias en el terreno no son conscientes de la necesidad y efectividad de la consejería cristiana. El cuerpo mundial de Cristo puede ayudar a la iglesia que sufre brindando capacitación en consejería cristiana dentro del contexto social y cultural del lugar. Es crucial tener en cuenta los aspectos sociales y culturales para que dicha capacitación sirva su propósito.

En 2013, varias personas perdieron a sus familias enteras en un ataque suicida doble en una iglesia en Pakistán: 78 creyentes fueron martirizados y 130 resultaron heridos.[10] Algunos miembros de la iglesia estudiaron consejería cristiana para poder ofrecer consuelo a quienes sufrirán este trauma por el resto de sus vidas. En lugares donde existe un alto riesgo de que los creyentes sean víctimas de ataques tan brutales, o donde la persecución está en aumento, es necesario que haya un asesoramiento cristiano efectivo para y por parte de los cristianos del lugar.

Uno no necesita esperar un ataque espantoso para armar planes. El cuerpo mundial de Cristo, en asociación con líderes y ministerios locales, debería invertir en capacitación en consejería cristiana con el objetivo de tener al menos un grupo de consejeros capacitados en cada pueblo y ciudad grande. Del mismo modo, los seminarios e institutos bíblicos locales deberían considerar ofrecer cursos de asesoramiento cristiano en su propio entorno social y cultural.

Diálogo interreligioso

En muchos lugares donde los creyentes son perseguidos debido a su fe, los cristianos viven como una minoría. En tales lugares, es muy importante buscar formas de mantener una relación sana con los de la fe mayoritaria y tener un diálogo interreligioso productivo. Aunque no es fácil para los cristianos dialogar con sus perseguidores, parece que no hay una mejor manera de entenderse mejor y de evitar que las cosas empeoren en el futuro.

El cuerpo mundial de Cristo en sus respectivos países puede ayudar a los cristianos perseguidos entablando un diálogo con otras comunidades de fe, especialmente con líderes religiosos que son originarios de países donde los cristianos están sufriendo. Muchos desconocen que estas comunidades y líderes religiosos tienen influencia sobre personas en sus países de origen. Por ejemplo, es probable que los musulmanes en Egipto tomen en serio una declaración abierta y clara de los líderes musulmanes egipcios que viven en Occidente contra las crueldades cometidas contra la minoría cristiana en Egipto y, por lo tanto, ayuden a la iglesia que sufre allí (o en otros lugares, como Nigeria, Irak y Pakistán) a participar en un diálogo interreligioso productivo con la fe mayoritaria.

La historia de la iglesia demuestra que ninguna crueldad o tiranía puede impedir que la iglesia de Jesucristo florezca y crezca en la fe cristiana.

Conclusión

Nuestro corazón clama por todos aquellos que son perseguidos por su fe en Jesucristo. Al mismo tiempo, es alentador ver que los actos bárbaros y cobardes no pueden impedir que sigan a Cristo. Saben por experiencia que, como Pablo escribe en Romanos 8:35, no hay nada que pueda separarlos del amor de Dios, ni siquiera los ataques suicidas. La historia de la iglesia demuestra que ninguna crueldad o tiranía puede impedir que la iglesia de Jesucristo florezca y crezca en la fe cristiana.

En conclusión, los pasos prácticos mencionados anteriormente pueden ayudar a los evangélicos en su labor de fortalecer la iglesia y la misión mundial. Como seguidores de Cristo, necesitamos cuidar a los cristianos perseguidos. Al hacer esto, nosotros también podemos experimentar bendiciones espirituales como cuerpo de Cristo. Podemos aprender mucho de la iglesia perseguida para nuestro propio discipulado. Los evangélicos deben dar un paso adelante en amor, orando y siendo un canal de bendición para los hermanos y hermanas que dan testimonio de Cristo en condiciones extremas.

Notas

  1. Pew Research Center, http://www.pewresearch.org/fact-tank/2018/06/21/key-findings-on-the-global-rise-in-religious-restrictions/
  2. Nota del editor: Ver el artículo de Wafik Wahba “Dar testimonio del evangelio a través del perdón”, en el número de enero 2018 del Análisis Mundial de Lausana https://www.lausanne.org/es/contenido/aml/2018-01-es/dar-testimonio-del-evangelio-a-traves-del-perdon
  3. Nota del editor: Ver el artículo de Thomas Harvey “El estado y la persecución religiosa”, en el número de marzo 2016 del Análisis Mundial de Lausana https://www.lausanne.org/es/contenido/aml/2016-03-es/el-estado-y-la-persecucion-religiosa
  4. Nota del editor: Ver el artículo de Tehmina Arora “Identidad religiosa, nacionalismo y violencia”, en el número de mayo 2018 del Análisis Mundial de Lausana https://www.lausanne.org/es/contenido/aml/2018-05-es/identidad-religiosa-nacionalismo-y-violencia
  5. Charles Spurgeon, ‘Prayer Meetings’, Spurgeon’s Sermons Vol 60 (Peabody, MA: Hendrickson Publishers, 2011), 1914. A sermon published on 27 August 1914. Delivered by C. H. Spurgeon at the Metropolitan Tabernacle, Newington on 30 August 1868.
  6. Final Declaration Presented at World Summit in Defense of Persecuted Christians, 13 May 2017. Available at: https://billygraham.org/press-release/final-declaration-presented-world-summit-defense-persecuted-christians/.
  7. Nota del editor: Ver el artículo de Cindy M. Wu “Nosotros también fuimos extranjeros una vez”, en el número de mayo 2018 del Análisis Mundial de Lausana https://www.lausanne.org/es/contenido/aml/2018-05-es/nosotros-tambien-fuimos-extranjeros-una-vez
  8. British Broadcasting Corporation (2016), ‘The Christians held in Thailand after fleeing Pakistan’. Available at: https://www.bbc.com/news/magazine-35654804
  9. Nota del editor: Ver el artículo de Gladys Mwiti y Bradford M. Smith “Volver la atención de la iglesia hacia la salud mental”, en el número de noviembre 2018 del Análisis Mundial de Lausana https://www.lausanne.org/es/contenido/aml/2018-11-es/volver-la-atencion-de-la-iglesia-hacia-la-salud-mental
  10. The New York Times (2013), ‘Scores Are Killed by Suicide Bomb Attack at Historic Church in Pakistan’. Available at: https://www.nytimes.com/2013/09/23/world/asia/pakistan-church-bombing.html
Print Friendly, PDF & Email

Yousaf Sadiq (PhD, London School of Theology) es un creyente de Pakistán. Le apasiona ser una voz para la iglesia perseguida y ha hablado sobre el estado de la persecución de los cristianos en iglesias en Asia, el Reino Unido, Europa y América del Norte. Como profesor visitante, da cursos sobre cristianismo y culturas en Wheaton College.