Bienvenido al número de enero del Análisis Mundial de Lausana, que está disponible también en inglés y portugués, y en formato de audio en inglés. Esperamos sus comentarios.

En este número buscamos aprender lecciones de Irán sobre cómo aprovechar la tecnología para discipular a nuevos creyentes en un entorno hostl, preguntamos cómo debemos responder a la persecución de cristanos en todo el mundo a fn de ayudar a fortalecer a la iglesia, exploramos la teoría queer y el transgenerismo y cómo debemos responder a los ataques al concepto de una identdad sexual fja, y examinamos la expansión policéntrica en el movimiento de misiones mundial y la auténtca globalización en la teología y el ministerio.

“Por la gracia de Dios, nos encontramos en una temporada de cosecha [en Irán]”, escribe David Yeghnazar (Director Ejecutvo de Elam Ministries). Si bien llevar el evangelio a Irán sigue siendo una prioridad, la cuestón ahora no es simplemente de testmonio, sino de discipulado. Casi todos los nuevos creyentes son de origen musulmán. Muchos vienen con heridas profundas o sufren relaciones tensas. Algunos traen adicciones de su vida anterior. ¿Cómo discipulamos a tantos nuevos creyentes, partcularmente en un ambiente hostl como Irán? Estos nuevos seguidores de Jesús son a menudo individuos aislados que no conocen personalmente a otros que hayan tomado esta misma decisión (si es que conocen a alguno). La encarnación sigue siendo el modelo de discipulado: Jesús llamó a sus discípulos a estar con él. Sin embargo, la tecnología puede ser singularmente útil en este contexto, al reunir, aunque sea virtualmente, a personas que han estado aisladas por gobiernos y sociedades restrictvas. Junto con toda la contribución que puede hacer la tecnología, sus problemas incluyen asegurar el acceso, una conexión débil de Internet/celular y la interrupción por gobiernos hostiles. A la hora de considerar formas de aprovechar la tecnología para la evangelización y el discipulado, debemos evaluar las herramientas por su utilidad para las metas del discipulado, nunca volvernos demasiado dependientes de una solo plataforma tecnológica y mantener a la persona detrás de la tecnología siempre en el primer plano de nuestro pensamiento. En muchos casos en Irán, “mientras la tecnología continúa apoyándolos, nace un pequeño conjunto de creyentes —una iglesia— y, a medida que son discipulados, van y hacen discípulos”, concluye.

“La persecución de los cristianos está creciendo en muchas partes del mundo”, escribe Yousaf Sadiq (profesor visitante en Wheaton College). Mientras hay cristianos en todo el mundo sufriendo tantos atropellos, ¿cómo debemos responder para poder ayudar a fortalecer la iglesia mundial como parte del trabajo de la misión global? La oración es la prioridad suprema. Una buena manera de comenzar es formar un grupo que se reúna a una hora designada para orar por la iglesia perseguida. Muchos cristanos en Occidente no son conscientes del nivel de persecución de cristianos en todo el mundo. Los cristianos de todo el mundo deben mostrar preocupación y alzar sus voces contra toda injusticia cometida. Cuando los cristianos son atacados y sus casas son destruidas, necesitan ayuda práctica para reconstruir sus casas. Los que buscan refugio en otro país también necesitan nuestra ayuda. Los cristianos perseguidos sufren altos niveles de estrés psicológico y emocional, pero a menudo no existe una consejería cristiana. El cuerpo mundial de Cristo puede brindar capacitación. En muchos lugares donde hay persecución, los cristanos viven como una minoría. En tales lugares, es muy importante buscar formas de mantener una relación sana con los de la fe mayoritaria. El cuerpo mundial de Cristo en sus respectivos países puede ayudar entablando un diálogo con otras comunidades de fe. Al cuidar a los cristianos perseguidos, nosotros también podemos experimentar bendiciones espirituales como cuerpo de Cristo. “Los evangélicos deben dar un paso adelante en amor, orando y siendo un canal de bendición para los hermanos y hermanas que dan testimonio de Cristo en condiciones extremas”, concluye.

“La última década ha sido testigo del crecimiento de una nueva ideología en Occidente, y cada vez más también en otras partes del mundo. Se la ha descrito a veces como ‘transgenerismo’ y, a veces, como ‘teoría queer’”, escribe Olof Edsinger (Secretario General de la Alianza Evangélica Sueca). Se diferencia de movimientos anteriores en que es un ataque a todo el concepto de una identidad sexual fja. Estipula que no solo nuestros roles de género son fuidos, sino también nuestro sexo biológico. El portavoz más conocido es el movimiento LGBTQI+. A menudo los hemos marginado de una manera injusta, pero debemos mirarlos con el amor de Cristo. Pero debemos darnos cuenta de los peligros de la ideología trans y queer, ya que se han generalizado en el conjunto de la población. No podemos dejar que las experiencias del movimiento LGBTQI+ definan la percepción del sexo y el género también dentro de la mayoría heterosexual, especialmente entre los jóvenes. Del relato de la creación está claro que tanto la norma heterosexual como la norma de dos sexos son fundacionales. Necesitamos ayudar a la próxima generación a encontrar su identidad en ser creados a imagen de Dios. Más que nada somos llamados a ser hijos de Dios. “Debemos demostrar mediante nuestra enseñanza y nuestra vida que el camino hacia la libertad para heterosexuales y LGBTQI+ por igual es fijar nuestra identidad no en nuestra orientación sexual sino en nuestro origen, el Dios Creador”, concluye.

“El siglo XX marcó un cambio en el flujo de personal misionero y recursos fnancieros del mundo occidental hacia el mundo no occidental o mayoritario, y del Norte Global hacia el Sur Global”, escribe Steve Moon (Director Ejecutivo de Korea Research Institute for Mission). Después de varias expansiones sucesivas, hay ahora múltiples centros en las misiones cristianas. Las diferencias culturales entre un país asiático y un país latinoamericano pueden ser mayores que entre un país asiático y un país occidental. Por lo tanto, debemos buscar una auténtica globalización al hacer teología y ministerio. El arte del liderazgo y el conocimiento en este mundo diversificado reside en cómo manejar las diferencias. Una actitud deseable es apreciar y maximizar los beneficios de las diferencias para convertrlas en una dinámica positiva para la sinergia. El ministerio encarnado en esta era global requiere un compromiso profundo con una mentalidad respetuosa. No es solo una cuestión de estrategia, sino una cualidad esencial de la espiritualidad y el liderazgo misional. Si es necesario, debemos disminuir nuestras expectativas de controlar la comunicación. Una categoría emic en una cultura o idioma podría no existir o ser pertinente en otra cultura o idioma. Hacer preguntas en lugar de dar por sentado que hay un terreno común es sabiduría intercultural. Además, debemos escuchar con más atención. “Invitemos a personas del otro lado del mundo a nuestra comunión . . . Y escuchémoslas más atentamente para construir un entendimiento mutuo y oportunidades para la cooperación y la colaboración”, concluye.

Esperamos que encuentre estimularte y útil este número. Nuestra meta en entregar análisis, información y perspectiva estratégicos y creíbles, para que, como líder, usted esté mejor equipado para la tarea de la evangelización mundial. Es nuestro deseo que el análisis de las tendencias y acontecimientos actuales y futuros lo ayuden a usted y a su equipo a tomar mejores decisiones acerca de la mayordomía de todo lo que Dios ha confado a su cuidado. Envíe por favor cualquier pregunta y comentario acerca de este número a [email protected]. El próximo número del Análisis Mundial de Lausana saldrá en marzo.

Print Friendly, PDF & Email

David Taylor trabaja como editor del Análisis Mundial de Lausana. Es analista de asuntos internacionales con un enfoque particular en Oriente Medio. Ha estado durante 17 años en el Ministerio de Relaciones Exteriores y de la Mancomunidad de Naciones del gobierno británico, la mayor parte de ellos centrado en Oriente Medio y el norte de África. Tras ello, pasó 14 años como editor en Oriente Medio y ayudante de editor del Daily Brief del Oxford Analytica. Ahora divide su tiempo entre el trabajo de consultoría para el Oxford Analytica, el Movimiento de Lausana y otros clientes, además de trabajar con Christian Solidarity Worldwide (CSW), Religious Liberty Partnership y otras redes sobre cuestiones de libertad religiosa internacional.