Bienvenido al número de mayo del Análisis Mundial de Lausana, que está disponible también en inglés y portugués, y en formato de audio en inglés. Esperamos sus comentarios.

En este número, a medida que emergen los resultados de las elecciones en India, analizamos el nacionalismo hindú y otros nacionalismos y sus consecuencias para la misión, y consideramos las medidas represivas en China, y cómo las iglesias y los obreros cristianos extranjeros pueden adaptarse a un ambiente político más ajustado allí. También nos preguntamos cuánto nos interesa la integridad y la lucha contra la corrupción, los sobornos y la extorsión, y exploramos por qué la creación de riqueza es fundamental para nuestra misión.

“Ha habido una creciente preocupación en todo el mundo durante algunos años por el auge del fundamentalismo hindú o la hindutva”, escribe el autor (nombre reservado), que ha enseñado en universidades de India y extranjeras. La ideología política de la hindutva es, según sus seguidores, una afirmación de la «identidad india» y la «nacionalidad india». Desde la elección de Narendra Modi en 2014, se han cancelado más de 20.000 inscripciones de organizaciones de la sociedad civil no hindutvan. Además, se usan cada vez más las amenazas para intimidar a la gente común. Está previsto que las próximas elecciones nacionales se celebren para mayo. La hindutva no tiene respuestas reales para el país. Remontarse a un pasado glorioso imaginado no ayudará a India a enfrentar sus enormes desafíos hoy. Por lo tanto, es inevitable que haya una desilusión generalizada con la hindutva. Eso brindará una oportunidad: la misión debe hacerse, no con enfoques tradicionales, sino con nuevos enfoques que tomen en serio el deseo de los indios de resolver nuestros verdaderos problemas nacionales para poder mantener la cabeza bien alta en el mundo, no sobre la base de ilusiones, sino sobre la base de base del evangelio que permite que nuestro pueblo se libere de las estructuras que producen esclavitud, ignorancia, enfermedad y explotación. Además, el discipulado de los creyentes necesita ser tomado mucho más en serio. Incluso si tuviéramos muchos más evangelistas, ellos no podrían ejercer sus dones en público donde los nacionalismos se vuelven dominantes. “Es por eso que, en una era de crecientes nacionalismos, el requisito principal para la iglesia global es que más creyentes incorporen y comuniquen el evangelio en sus vecindarios y lugares de trabajo”, concluye.

“Después de tres décadas de aflojar el control del Partido Comunista y ampliar las libertades, [el presidente] Xi [Jinping] está tratando sistemáticamente de reafirmar el control del Partido sobre todos los sectores de la sociedad”, escribe Joann Pittman (vicepresidente senior de ChinaSource). Esta realidad está detrás de tantos informes que hemos visto en los últimos tiempos sobre medidas represivas y el creciente hostigamiento y persecución de creyentes. Este nuevo ambiente político está afectando tanto a los creyentes locales en China como a los obreros extranjeros que han estado sirviendo a la iglesia en China. En 2018, el gobierno emitió un nuevo conjunto de normas religiosas que dificultan considerablemente el funcionamiento de las iglesias no registradas (iglesias caseras). Las iglesias registradas (las iglesias de las “Tres Autonomías”) también están sintiendo la presión. Si bien la presencia de cristianos y organizaciones extranjeros en los últimos 30 años ha sido tolerada, esa tolerancia está menguando ahora. Son vistos por el gobierno chino, cada vez más, como potenciales amenazas para la seguridad nacional. China se ha convertido también en un estado vigilante, y los extranjeros no están exentos. Es probable que se vuelva más difícil “torcer las reglas”, y los obreros extranjeros en China deberán volver a pensar el significado de estar “fuera del radar”. No importan cuán “segura” crean que sea su situación, deberán ocuparse de la planificación de contingencias y también tomar en serio las estrategias de indigenización. Además, La naturaleza y el impacto de los cambios que se están produciendo no se limitan a las condiciones internas ni a los extranjeros que trabajan en China. “Si bien no conocemos los detalles específicos de los cambios que China experimentará en las próximas décadas, podemos estar seguros de que, para los cristianos locales y extranjeros, las próximas décadas no serán como las últimas décadas”, concluye.

“Cuando oímos hablar de corrupción y escándalos dentro de denominaciones cristianas, organizaciones paraeclesiásticas o incluso iglesias locales, rápidamente miramos más allá de los titulares en busca de nombres conocidos”, escribe Manfred Kohl (embajador de Overseas Council International). Aun entonces el efecto en nosotros tiende a ser mínimo. Si bien todavía percibimos que esta terrible situación es mala, consideramos que está fuera de nuestro control. Sin embargo, no debemos simplemente aceptar la realidad de la corrupción en el mundo. Hemos sido llamados a ser la luz del mundo, y hay muchas maneras en que podemos combatir la corrupción. Pero hay otro aspecto de esta cuestión: la necesidad de examinarnos a nosotros mismos. La corrupción es un mero reflejo de la falta de integridad. Jesús mismo fue tentado por los ídolos del poder y el orgullo, la popularidad y el éxito, la riqueza y la codicia, y resistió la tentación. Con su ayuda, podemos distanciarnos de todos estos ídolos que nos tientan, a menudo diariamente. La integridad es el elemento integrador que unifica el carácter, la conducta y el estilo de vida combinado de una persona. Para abordar la corrupción y la integridad, uno debe comenzar con la condición de su propia vida. ¿Me esfuerzo por practicar la integridad, por estar abierto a la re-formación de Dios, por ser más santo? No es suficiente condenar los grandes escándalos de soborno o las personas que buscan el poder. La Red de Integridad y Anticorrupción de Lausana y la AEM invita a las personas interesadas a unirse a ellos. Habrá una conferencia importante sobre Integridad y Anticorrupción en junio, en Manila. “Todos están invitados a asistir”, concluye.

“En términos generales, el mundo es hoy un lugar mucho mejor para la mayoría de las personas que cualquier otro momento de la historia”, escribe Mats Tunehag (Presidente de BAM Global). El mayor ascenso desde la pobreza en la historia de la humanidad ha tenido lugar en nuestra generación. Pero esto no ha sucedido por medio de la asistencia sino del comercio, y no gracias a iniciativas de la ONU, sino a través de empresas, especialmente pequeñas y medianas. La creación de riqueza a través de la actividad empresarial ha sido y sigue siendo un factor clave para este bienvenido progreso. A menudo surge la pregunta: ¿qué causa la pobreza? Pero, ¿no deberíamos más bien preguntar qué causa la riqueza, porque la pobreza nunca será derrotada a menos que se cree riqueza primero? Varias consultas mundiales a lo largo de los años han reconocido la necesidad y la importancia de la creación de riqueza a través de las empresas. La Biblia condena el acaparamiento de riqueza y fomenta la compartición de riqueza, en tanto que la creación de riqueza es tanto una habilidad dada por Dios como un mandato suyo. Sin embargo, con demasiada frecuencia, el tema de la creación de riqueza es malinterpretado, ignorado o incluso objetado. Esto se aplica también a los creadores de riqueza, es decir, los empresarios, que a menudo dicen sentirse malentendidos o ignorados por la iglesia. El rol de los negocios y su potencial como agente para la transformación integral es ampliamente reconocido por economistas e historiadores. Los evangélicos de todo el mundo están adoptando y aplicando, gradualmente y cada vez más, estos conceptos, que a menudo se encuentran bajo la categoría Los negocios como misión (BAM). “Las empresas y la creación de riqueza no son solo actividades o fines dignos. Están, más bien, relacionadas en su esencia con quién es Dios y quiénes somos nosotros”, concluye Tunehag.

Esperamos que encuentre estimulante y útil este número. Nuestra meta en entregar análisis, información y perspectiva estratégicos y creíbles, para que, como líder, usted esté mejor equipado para la tarea de la evangelización mundial. Es nuestro deseo que el análisis de las tendencias y acontecimientos actuales y futuros lo ayuden a usted y a su equipo a tomar mejores decisiones acerca de la mayordomía de todo lo que Dios ha confiado a su cuidado. Envíe por favor cualquier pregunta y comentario acerca de este número a [email protected]. El próximo número del Análisis Mundial de Lausana saldrá en julio.

Print Friendly, PDF & Email

David Taylor trabaja como editor del Análisis Mundial de Lausana. Es analista de asuntos internacionales con un enfoque particular en Oriente Medio. Ha estado durante 17 años en el Ministerio de Relaciones Exteriores y de la Mancomunidad de Naciones del gobierno británico, la mayor parte de ellos centrado en Oriente Medio y el norte de África. Tras ello, pasó 14 años como editor en Oriente Medio y ayudante de editor del Daily Brief del Oxford Analytica. Ahora divide su tiempo entre el trabajo de consultoría para el Oxford Analytica, el Movimiento de Lausana y otros clientes, además de trabajar con Christian Solidarity Worldwide (CSW), Religious Liberty Partnership y otras redes sobre cuestiones de libertad religiosa internacional.