Bienvenido al número de noviembre del Análisis Mundial de Lausana, que está disponible también en inglés y portugués. Esperamos sus comentarios.

En este número, abordamos el problema de los falsos profetas en África y consideramos cómo podemos ayudar a la iglesia a fortalecer sus cimientos; mostramos la aplicación de la Biblia uzbeka y examinamos la forma en aplicaciones como ésta pueden promover el discipulado, la evangelización y también el legado cultural; nos preguntamos cómo podemos perseguir la misión integral sin promover el materialismo individualista; y buscamos reimaginar la jubilación y recuperar una visión para la ancianidad en la iglesia.

“Desde la era misionera, el cristianismo ha tenido un impacto positivo en el ámbito sociocultural en toda África”, escribe Moses Owojaiye (Director General de Centre for Biblical Christianity in Africa). Como resultado, el cristianismo no solo continúa creciendo en gran parte del continente, sino que también ha logrado una aceptación pública significativa como una fuerza de bien social. Ahora, sin embargo, su credibilidad está siendo erosionada por el rápido aumento y la visibilidad mediática de pastores “cuestionables”, que son los falsos profetas de nuestros días. Entre ellos, los valores que tradicionalmente han distinguido al ministerio cristiano están cada vez más ausentes. Los profetas autoproclamados han pervertido el ministerio profético. Los africanos ven a los funcionarios religiosos como personas que poseen habilidades sobrenaturales para intervenir en las incertidumbres de la vida causadas por las actividades de las fuerzas espirituales en el mundo invisible. Los falsos profetas han aprendido astutamente a repetir como loros lo que los seguidores empobrecidos o perturbados están desesperados por escuchar. A pesar de la conciencia de los abusos, los profetas autoproclamados retienen a miles de seguidores que financian sus actividades. Las intervenciones deben incluir la evaluación de los modelos existentes de reclutamiento y capacitación de líderes, incluido un replanteamiento del plan de estudios teológico utilizado para capacitar a los líderes. Es urgente que la iglesia promueva el tipo de alfabetización bíblica y discipulado que aborde los problemas contemporáneos que llevan a los fieles a estos profetas en primer lugar. Estas soluciones requerirán una colaboración y coordinación intencionadas. “Finalmente, aquellos que conocen la verdad y están preocupados por el estado actual de la iglesia africana deben orar por el apuntalamiento de sus cimientos y su madurez como la iglesia de Cristo en África”, concluye.

“El idioma uzbeko tiene aproximadamente 33 millones de hablantes, la mayoría de los cuales viven en Uzbekistán y en los países de Asia Central circundantes.”, escribe Feruza Krason (consultora en traducción de la Biblia para SIL International.). La aplicación de la Biblia uzbeka, lanzada inicialmente en 2013, da a los creyentes uzbekos la oportunidad de leer la Biblia en su lengua madre y ha sido elogiada por su facilidad de uso. Es popular entre personas de diferentes edades, niveles de educación y de alfabetización. Además de usar la aplicación para su crecimiento personal en la fe, los creyentes pueden compartir la Biblia con cualquiera que muestre interés en leerla, sin ninguna restricción y con solo presionar un botón. La opresión que sufre la actividad religiosa todavía es muy real en Uzbekistán, que hace que el seguimiento del uso de la aplicación sea difícil. Sin embargo, esto no debería disuadir a los programadores de crear y distribuir tales aplicaciones. Hay situaciones en las que es simplemente imposible obtener una copia física de las Escrituras. Además, la existencia de la aplicación de la Biblia uzbeka ha sido una gran bendición para la iglesia uzbeka y la diáspora uzbeka en todo el mundo. Es una manera fácil de acceder a la Biblia en su propio idioma, no solo para la edificación y la evangelización, sino también para mantener sus habilidades lingüísticas en un buen nivel. “Aquí radica la belleza de hacer que la Biblia esté disponible en formato electrónico para una amplia gama de lectores, ya sea para alentar, exhortar y enseñar a la iglesia o para ayudar a las diásporas a no olvidar su propia cultura o idioma a fin de no perder la hermosa herencia que tienen”, concluye.

“La globalización está extendiendo las economías basadas en el mercado al estilo occidental en todo el planeta, produciendo un mundo que converge en un conjunto bastante común de relatos, prácticas e instituciones”, escribe Brian Fikkert (presidente de The Chalmers Center at Covenant College). Si bien las enormes reducciones de la pobreza son motivo de celebración, también hay razones para que nos preocupemos por la economía mundial. El bienestar no aumenta automáticamente con la prosperidad económica. Tanto el bienestar mental como el físico están en franco descenso en los Estados Unidos. Debido a la caída, hay fuerzas tanto internas como externas que buscan reconfigurarnos en algo diferente a lo que fuimos creados para ser. Somos transformados a la imagen de lo que adoramos; así que adorar dioses falsos es profundamente deformante. La economía mundial actual refleja la idolatría en el corazón de la economía occidental dominante. La vida a menudo se reduce a correr sobre una trotadora de consumir-ganar-consumir-ganar, en una búsqueda interminable de una mayor prosperidad material. El proceso de globalización está extendiendo esta deformación al resto del mundo, incluso mientras la expansión de los mercados saca a las personas de la pobreza material. Lo que la iglesia necesita es un discipulado económico que equipe al pueblo de Dios para vivir fielmente en la economía del Rey Jesús en medio de la economía globalizada. Necesita que se le enseñe a ofrecer su trabajo y riqueza como un acto de adoración a Dios en cada momento de cada día. La iglesia también necesita modelos de misión integral que capaciten a las personas pobres para ser reyes-sacerdotes en lugar de adoradores de homo economicus. El empoderamiento económico puede ser esclavizante. “Todos necesitamos al Rey Jesús y su economía para liberarnos”, concluye.

“El mundo, y la iglesia cristiana, está envejeciendo rápidamente”, escribe Jeff Haanen (fundador y director ejecutivo de Denver Institute for Faith and Work). En una época de longevidad humana, las personas se preguntan cómo van a pasar lo que podrían ser 20, 30 o incluso 40 años después de la jubilación oficial. A nivel mundial, los paradigmas para el envejecimiento están comenzando a mostrar grietas. ¿Por qué, en una época en la que las personas son más saludables durante mucho más tiempo que en cualquier otro momento de la historia moderna, persiste la idea de la “jubilación”? Ha llegado el momento de cambiar nuestros puntos de vista sobre la jubilación, no solo por el bien de la economía mundial, sino por el bien de los millones de hombres y mujeres que anhelan hacer una contribución significativa con sus vidas, pero viven en una sociedad que los ha relegado a los márgenes. Tenemos que fomentar ritmos de descanso, renovación y participación renovada cuando las personas comienzan su jubilación. También tenemos que cambiar la conversación, pasando de hablar de los beneficios a defender el trabajo de los ancianos en nuestras comunidades. Los ancianos alguna vez estuvieron asociados con la sabiduría, el carácter y la capacidad de liderazgo, el supuesto fruto de la experiencia y la edad. Tienen mucho que dar a la próxima generación. En lugar de practicar la segregación por edad, muchas iglesias están usando a los ancianos de su congregación para el bienestar de la próxima generación. Una imagen bíblica de la jubilación no es una de heroísmo ni hedonismo, sino de escuchar la voz de Dios y responder con amor como ancianos, con la intención de compartir la sabiduría y la bendición con la próxima generación. “Es simplemente una vida de servicio, apuntando más allá de nuestro ser hacia el Siervo en cuya imagen estamos hechos”, concluye.

Esperamos que encuentre estimulante y útil este número. Nuestra meta en entregar análisis, información y perspectiva estratégicos y creíbles, para que, como líder, usted esté mejor equipado para la tarea de la evangelización mundial. Es nuestro deseo que el análisis de las tendencias y acontecimientos actuales y futuros lo ayuden a usted y a su equipo a tomar mejores decisiones acerca de la mayordomía de todo lo que Dios ha confiado a su cuidado.

Envíe por favor cualquier pregunta y comentario acerca de este número a [email protected]. El próximo número del Análisis Mundial de Lausana saldrá en enero.

Print Friendly, PDF & Email

David Taylor trabaja como editor del Análisis Mundial de Lausana. Es analista de asuntos internacionales con un enfoque particular en Oriente Medio. Ha estado durante 17 años en el Ministerio de Relaciones Exteriores y de la Mancomunidad de Naciones del gobierno británico, la mayor parte de ellos centrado en Oriente Medio y el norte de África. Tras ello, pasó 14 años como editor en Oriente Medio y ayudante de editor del Daily Brief del Oxford Analytica. Ahora divide su tiempo entre el trabajo de consultoría para el Oxford Analytica, el Movimiento de Lausana y otros clientes, además de trabajar con Christian Solidarity Worldwide (CSW), Religious Liberty Partnership y otras redes sobre cuestiones de libertad religiosa internacional.