Los niños y los jóvenes de hoy en Occidente son cada vez más digitales, rodeados de dispositivos y de historias de los medios de comunicación que juegan un papel importante en sus vidas.[1]

Es probable que el cine proporcione a los jóvenes de hoy más ideas religiosas que la iglesia.

La influencia de los medios de comunicación en las ideas y los valores religiosos

La socióloga sueca Mia Lövheim señala que “los medios de comunicación son un ámbito de contacto más frecuente con ideas y valores religiosos que la familia y la iglesia”.[2] Es probable que el cine proporcione a los jóvenes de hoy más ideas religiosas que la iglesia; después de todo, ambos son lugares de reflexión espiritual que presentan valores e historias con un mensaje subyacente.[3] Estas historias están teniendo un impacto en la generación más joven y en la formación de su visión del mundo.

Disney y su influencia mundial

Walter Elias Disney (1901–1966) fue un cineasta que deseaba transmitir un mensaje junto con buen entretenimiento.[4] Su trabajo para crear el “universo de Disney” se ha globalizado, y ahora es un mundo de fantasía que “entretiene y educa a los niños en [EE.UU.] y en todo el mundo”.[5] El término “universo de Disney” refleja la universalidad de los productos y el concepto de un universo de fantasía que tiene un gran efecto en la visión del mundo de la generación joven actual.[6] Una de las guionistas de Disney, Linda Woolverton, dijo: “Cuando aceptas trabajar en una película animada de Disney, sabes que afectarás a generaciones enteras de mentes humanas”.[7] De modo que The Walt Disney Company es muy consciente de su influencia a través de mensajes a menudo ocultos bajo una cubierta de fantasía y magia.

Si bien desempeña un papel importante en la vida de la generación más joven, no se limita al mundo occidental donde se creó el universo de Disney. Las películas y productos con personajes de Disney se pueden encontrar en casi todas partes.

Los cristianos de todo el mundo pueden utilizar las historias del universo de Disney en la comunicación con niños y jóvenes sobre religión y valores básicos.

Perspectivas para la iglesia

Dado que Disney, a través de su marca registrada, está presente a nivel mundial, los cristianos de todo el mundo pueden utilizar las historias del universo de Disney en la comunicación con niños y jóvenes sobre religión y valores básicos. Disney tiene una influencia mundial, y sus historias a menudo reflejan valores que se encuentran en o han sido importados de la sociedad occidental, como el individualismo. Al familiarizarnos con los valores que se presentan en el universo de Disney, la iglesia mundial también puede obtener una mayor comprensión del marco de referencia al que los niños en general están expuestos a través de otras historias mediáticas. Frente a una sociedad cada vez más conectada con los medios, la iglesia mundial tiene el desafío de encontrarse con los jóvenes donde están, en su mundo saturado de medios de comunicación. Para descubrir por qué cosas pueden ser influenciados, positiva y negativamente, podemos estudiar las visiones del mundo que aparecen representadas en su mundo mediático.

Mi análisis de la relativamente reciente película Moana muestra rastros de dos aspectos importantes de visiones del mundo contemporáneas: el individualismo y la espiritualidad. También he comparado mis conclusiones con un análisis de películas más antiguas de Disney realizado por Margunn S. Dahle.[8]

Individualismo

Mirando a Moana y algunas películas clásicas de Disney, encontré varios elementos de individualismo que reflejan fuertemente la sociedad posmoderna occidental. La película sobre la heroína Moana se centra mucho en su necesidad de pertenencia, mientras busca su lugar y su papel en la vida. Esto también es fácil de encontrar en otros clásicos de Disney, como Hércules, Mulan y El Rey León:

  • Del lado positivos, los héroes de Disney asumen responsabilidades y son valientes en su búsqueda de significado para sus vidas.
  • Pero su búsqueda de identidad a menudo entra en conflicto con los valores familiares y comunitarios en las películas de Disney.

Para la heroína Moana, las tradiciones de su pueblo son muy importantes. Así que, cuando vive en la isla de Motunui, Moana intenta hacer lo que se espera de ella, al igual que la heroína china Mulan. Sin embargo, ambas terminan yendo en contra de los deseos y expectativas de su familia cuando huyen de casa y “siguen su corazón”.

Este elemento de individualismo aparece en varias películas de Disney, en las que el tema central de la historia es romper con las expectativas tradicionales y «seguir su propio corazón», en lugar de aceptar las decisiones tomadas por sus padres o por la comunidad en general.

Espiritualidad

Varios clásicos de Disney, al igual que Moana, tienen elementos de espiritualidad inherentes. Moana presenta la reencarnación como una realidad espiritual y muestra a los antepasados ​​de Moana como presentes en la tierra, en la naturaleza que la rodea a ella. El panteísmo (espíritus en la naturaleza) y la apertura a la religiosidad popular aparecen en muchos clásicos de Disney posteriores a 1989. Por ejemplo, El Rey León (1994) presenta el concepto africano de los «muertos vivientes», mientras que la heroína en Pocahontas (1995) se comunica con los espíritus de acuerdo con la religión de los nativos americanos. Del lado positivo, esto enseña a niños y jóvenes acerca de diferentes visiones del mundo y la religiosidad popular; pero, para aprender de ello, deben reconocer que estos mensajes van en contra de una cosmovisión cristiana.

Muchas películas de Disney mezclan la enseñanza judeocristiana con otros elementos religiosos y de espiritualidad.

Muchas películas de Disney mezclan la enseñanza judeocristiana con otros elementos religiosos y de espiritualidad, y luego “ponen un poco de magia encima” como la solución final para hacer realidad ls sueños. En Moana, la magia sucede a través de una cosmovisión panteísta. El océano llama a Moana y a sus antepasados ​​que se han reencarnado (especialmente su abuela) para ayudarla a lograr su sueño. El individualismo también aparece en el enfoque en la espiritualidad interna de Moana, el llamado que siente desde la voz de su corazón.

¿Cómo relacionarnos?

Al examinar las visiones del mundo que son típicas del universo de Disney y que también reflejan el mundo en el que vivimos, llegamos a entender los mensajes que afectan a nuestros niños y jóvenes en su vida diaria. En el ministerio de niños y jóvenes, podemos buscar formas de confrontar el espíritu de la época, «yo primero», y confirmar los buenos valores que coinciden con la fe cristiana.[9] El universo de Disney influye en la generación joven de manera positiva y negativa. Para presentarles una imagen equilibrada, debemos subrayar tanto los puntos de concordancia como de discordancia entre la fe cristiana y el universo de Disney.

Elementos de concordancia y discordancia

Cuando buscamos los aspectos positivos del universo de Disney que pueden coincidir con la teología cristiana, vemos que, dentro del individualismo presentado, hay valores como querer alcanzar sus propias metas y ser valiente y fuerte. Además, Disney subraya la importancia de asumir responsabilidades y la búsqueda de sentido en la vida.

Ser valientes, fuertes y asumir responsabilidades son valores cristianos que podemos abrazar en el universo de Disney. Las preguntas existenciales relacionadas con nuestro lugar de pertenencia y el significado de la vida también pueden abordarse tanto en la fe cristiana como en las películas de Disney. Estos puntos de contacto dan material a los que trabajan con jóvenes o a padres, que pueden comunicarse con la generación más joven acerca de encontrar sus identidades y alcanzar sus metas.

Los elementos de discordancia típicos entre la fe cristiana y el universo de Disney también se pueden encontrar en el individualismo, ya que los héroes y heroínas a menudo se oponen a sus padres y siguen sus propios deseos. La búsqueda del significado de la vida hace que se pongan a sí mismos y a sus ambiciones primero. Esto presenta oportunidades para discutir con los jóvenes cómo debe pensar un cristiano acerca de suss propio deseos y ambiciones en comparación con los intereses de los demás.

Encontramos, además, el panteísmo y la reencarnación en el universo de Disney, elementos que contradicen la fe cristiana. La espiritualidad que se enfoca en los antepasados ​​y los espíritus en la naturaleza y dentro de uno mismo puede ser abordada en el diálogo con la generación joven para crear conciencia, así como para reflexionar sobre cómo estos elementos contradicen el mensaje bíblico.

Si escuchamos y aprendemos del mundo mediático que los rodea, podemos transmitir el mensaje del evangelio a través de las similitudes y diferencias entre la fe cristiana y ese mundo.

Doble escucha

Al relacionarnos con la generación más joven, queremos ofrecerles compañía, ayudarlos a crecer en su fe y alentarlos a difundir el evangelio a los no creyentes.[10] Si escuchamos y aprendemos del mundo mediático que los rodea, podemos transmitir el mensaje del evangelio a través de las similitudes y diferencias entre la fe cristiana y ese mundo.

Este enfoque implica el principio de la «doble escucha»: escuchar tanto la Palabra de Dios como el mundo que nos rodea en busca de concordancia y discordancia entre los dos mensajes.[11] Significa tratar de entender y obedecer la palabra de Dios, y al mismo tiempo comprender el mundo en el que vivimos, para ver cómo el evangelio puede relacionarse con la sociedad y hablarle.

Los líderes de la iglesia, los padres y los que trabajan con jóvenes, de hecho todos los cristianos, deben ser alentados a practicar este principio. Nos ayuda a analizar los mensajes que recibimos y alienta a las generaciones jóvenes a mantener la conciencia en su vida digital. Deberíamos ver películas con los niños y jóvenes, conocer lo que contiene su mundo mediático y hablar sobre ello con una mente abierta.

Si nosotros, como iglesia mundial, podemos señalar a Jesús a través de los diferentes mensajes que recibe la generación joven, el proceso nos mostrará a nosotros y a ellos la naturaleza generosa y amorosa de nuestro Señor, quien con valentía sacrificó la búsqueda de su propia felicidad para hacer realidad el sueño de la humanidad: vivir felices para siempre.

Notas

  1. Margunn Serigstad Dahle, ‘Worldview Formation and the Disney Universe: A Case Study on Media Engagement in Youth Ministry’, Journal of Youth and Theology 1 (16), 2017: 62.
  2. Mia Lövheim, ‘Religious Socialization in a Media Age’, Nordic Journal of Religion and Society 2 (25), 2012: 151.
  3. Nick Pollard, ‘Philosophical Investigation’, Damaris Skole Vgs, 2018, https://damaris-skole-vgs.no/wp-content/uploads/2018/05/Philosophical-investigation-Nick-Pollard.pdf.
  4. Mark I. Pinsky, The Gospel According to Disney: Faith, Trust, and Pixie Dust (Louisville, KY: Westminster John Knox Press, 2004), 2. Gunnar Strøm, ‘Walt Disney’, Store norske leksikon, 2017, http://snl.no/Walt_Disney.
  5. Pinsky, The Gospel According to Disney, 3.
  6. Janet Wasko, Understanding Disney: The Manufacture of Fantasy (Cambridge, UK: Malden, MA: Polity, 2013), 3.
  7. Quoted in Annalee R. Ward, Mouse Morality: The Rhetoric of Disney Animated Film (Austin, TX: University of Texas Press, 2002), 113.
  8. Dahle, ‘Worldview Formation and the Disney Universe,’ 60–80.
  9. D. Kinnaman, ‘What’s next for Youth Ministry?’, in The State of Youth Ministry (The Barna Group, 2016) 85-87.
  10. Nota del editor: Ver el artículo de Ben Pierce “Cómo conectarnos con la nueva cultura juvenil global” en el número de marzo de 2019 del Análisis Mundial de Lausana https://www.lausanne.org/es/contenido/aml/2019-03-es/como-conectarnos-con-la-nueva-cultura-juvenil-global
  11. See John Stott, The Contemporary Christian: An Urgent Plea for Double Listening (Leicester: IVP, 1992).

Tonje Belibi es profesora asistente en Fjellhaug International University College, Noruega, donde recibió su maestría en Teología y Misiones. La tesis de su maestría se tituló “Educación religiosa pertinente para preadolescentes en una era mediática: la película de Disney ‘Moana’ como caso de estudio”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*