Mientras estamos encerrados en Asia, lejos de nuestra familia pero en un país que amamos, mi esposa y yo estamos reflexionando sobre las preguntas acerca de quedarnos o irnos a la luz de la crisis mundial de COVID-19. No somos los únicos. Nunca en la historia ha surgido esta pregunta en la mente de tantos trabajadores interculturales al mismo tiempo.


Green Leaf in Drought by Isobel Kuhn

Nos damos cuenta de que el discurso trata mucho sobre el riesgo. ¿Es COVID-19, y la probabilidad de la aparición de otros coronavirus, una oportunidad para repensar nuestra misionología con relación al riesgo? En este artículo, utilizamos los conceptos de «gestión de la polaridad» y «modelos mentales» para explorar si nuestra actual misionología del riesgo sigue siendo válida.

No es nuevo

Mi esposa y yo estamos leyendo un libro de Isobel Kuhn, Green Leaf in Drought,[1] en el que describe la situación que enfrentaban los misioneros de la Misión al Interior de China a mediados del siglo pasado. Los extranjeros eran tan odiados por el régimen que cualquiera que tuviera contacto con ellos arriesgaba su propia seguridad. Los líderes de la misión decidieron llamar a casa a la totalidad de sus más de 600 misioneros para proteger a la emergente y aún frágil iglesia china. Cabe señalar que en los últimos dos años se ha repetido esta situación en la que los extranjeros tuvieron que irse, aunque el contexto era ligeramente diferente.

Muchos de nosotros hemos tenido que tomar decisiones de «irnos o quedarnos» debido a enfermedad, necesidades de los hijos, guerra, disturbios u otras razones. Es solo que ahora, con la crisis de COVID-19, el alcance no tiene precedentes.

Muchos de nosotros hemos tenido que tomar decisiones de «irnos o quedarnos» debido a enfermedad, necesidades de los hijos, guerra, disturbios u otras razones. Es solo que ahora, con la crisis de COVID-19, el alcance no tiene precedentes.

La obligación de cuidar

En las últimas décadas se ha prestado más atención al cuidado de los trabajadores interculturales. El concepto de “cuidado a los miembros” cobró fuerza en el mundo de las misiones en la década de 1990.[2] Fue impulsado por investigaciones que mostraron que un número significativo de trabajadores en el extranjero y sus hijos habían desarrollado problemas de salud mental. Libros como Honourably Wounded,[3] publicado por primera vez en 1987, tuvieron un gran impacto. Desde entonces, todas las organizaciones de misión importantes, especialmente en Occidente, han añadido un departamento para cuidar al personal en el campo. Ese cuidado y la evitación de daños innecesarios han pasado a tener un valor elevado en la misión.


Honourably Wounded by Marjory F. Foyle

Misión encarnada

No hay duda de que el trabajo de misión incluye tomar riesgos. Ir al extranjero suele aumentar el riesgo de tener un accidente de coche, contraer enfermedades infecciosas, pasar por un importante estrés cultural y estar en otras situaciones de riesgo. El mismo Jesucristo hizo precisamente eso: salió del lugar muy seguro del cielo a la incomodidad del mundo humano para ser ridiculizado, perseguido y finalmente asesinado. La mayoría de los apóstoles fueron martirizados, y las Escrituras están llenas de exhortaciones acerca de vivir en medio de dificultades. A lo largo de los siglos, muchos misioneros murieron en el campo de misión y, aunque hoy en día la atención médica y otras medidas hacen que los riesgos sean menos dramáticos, sigue siendo cierto que la misión intercultural implica correr riesgos y, por lo tanto, puede producir daños físicos, emocionales o mentales.

La misión de Dios

En las últimas décadas se han producido grandes cambios en el pensamiento sobre la misión, y el movimiento evangélico se está poniendo al día lentamente. La mentalidad de «de Occidente al resto»[4] causó una especie de patriotismo que podía crear la imagen caricaturesca de un héroe que viene de lejos a salvar a los paganos locales.[5] La misión se ha convertido ahora en mucho más «de todas partes a todas las personas»,[6] lo que está produciendo el replanteamiento del papel del expatriado. El expatriado hoy en día suele formar parte de un equipo o red nacional y podría estar reportando a un líder nacional. Para los compañeros nacionales del equipo, los temas de riesgo, como el de infectarse, también son muy reales pero, para ellos, a menudo no hay elección sobre si quedarse o irse. Las opciones en relación con la partida se convierten entonces en una cuestión de equipo. Estamos todos juntos en la misión de Dios, no en una misión de Occidente.

Principios bíblicos

Como ya se ha mencionado, el mayor ejemplo en la Biblia de alguien que deja un lugar seguro para quedarse en un lugar de riesgo es, por supuesto, el propio Jesús. Hay, también, muchos versículos de la Biblia que nos recuerdan que no debemos preocuparnos excesivamente por nuestra propia seguridad ni pensar demasiado en nosotros mismos, sino centrarnos solo en el Señor. Por ejemplo, Hechos 20:24: “Sin embargo, considero que mi vida carece de valor para mí mismo, con tal de que termine mi carrera y lleve a cabo el servicio que me ha encomendado el Señor Jesús, que es el de dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios”. La abnegación es un valor fundamental para cada cristiano, y particularmente para los enviados a alcanzar a los no alcanzados.

Pero también hay referencias bíblicas que llaman a la cautela. Hubo momentos en que Jesús evitó el daño. Por ejemplo, Jesús pasó por el medio de la multitud y se fue (Lucas 4:30), y se les instruyó a los discípulos que se fueran a otro pueblo si no eran bien recibidos (Mateo 10:14). Varios pasajes enfatizan que todos somos parte de un cuerpo (1 Corintios 12), y esto incluye a nuestros cónyuges, hijos y compañeros de equipo. Pablo, en 1 Timoteo 5:8, compara el descuido de las necesidades de nuestras familias con la incredulidad. En un sentido más amplio, el propio Jesús dijo: “De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros” (Juan 13:35). Este versículo subraya que este cuidado mutuo es parte de nuestro testimonio a los de fuera.


Polarity Management by Barry Johnson

Polaridad

A medida que exploramos la pregunta acerca de quedarnos o irnos, necesitamos mantener los valores aparentemente opuestos detrás de los principios bíblicos en una tensión saludable. Para ello, podemos utilizar el modelo de Gestión de la Polaridad desarrollado por Johnson.[7] El modelo ayuda a manejar la tensión de valores de tal manera de reducir los resultados potencialmente negativos y perseguir los resultados potencialmente positivos mientras mantenemos vivos ambos valores.[8]

El tema de la vulnerabilidad o el riesgo parece estar en el centro de la mayoría de las conversaciones. Por un lado, nosotros y quienes nos han enviado queremos ser responsables y protegernos a nosotros mismos y a nuestros compañeros de equipo para no enfermarnos o lastimarnos en una situación en la que hay atención y recursos médicos limitados. Por otro lado, nuestra pasión por las personas que nos rodean y nuestra lealtad a los colaboradores locales nos presionan para estar presentes en situaciones vulnerables, especialmente cuando la vida es difícil. Aun cuando no haya mucho que podamos hacer para ayudar, por lo menos podemos sufrir junto con la gente. Nos encontramos queriendo encontrar el «punto óptimo» en el continuo entre la evitación de riesgos y la toma de riesgos.

Explorar las respuestas

Al explorar las cuestiones relacionadas con el riesgo, también nos encontramos con que nos preguntamos qué pasará con el ministerio que se nos ha confiado si nos vamos o si nos quedamos. Vemos básicamente cuatro opciones que podríamos considerar:

  1. Irnos, con la expectativa de que las relaciones se puedan mantener y el compromiso con el trabajo del ministerio se pueda hacer desde nuestro país de origen
  2. Irnos, aceptando que nuestras relaciones y el compromiso del ministerio se detendrán o se reducirán significativamente
  3. Quedarnos, con la esperanza de que las relaciones y el compromiso del ministerio puedan continuar
  4. Quedarnos, aceptando que las restricciones pueden dificultar el mantenimiento de las relaciones y el compromiso con el ministerio.

La colocación de estas opciones en el modelo de Gestión de la Polaridad se ve así:

Modelo mental o misionología

Para explorar estas opciones, sería útil introducir el concepto de modelos mentales: “Los modelos mentales son suposiciones, generalizaciones o incluso imágenes profundamente arraigadas que influyen en cómo entendemos el mundo y cómo actuamos”.[9] En otras palabras, ¿cuál es la misionología en la que basamos nuestras decisiones con respecto al riesgo?

Descubrir nuestros modelos mentales no es tan fácil como parece. Por lo general, no somos conscientes de nuestros valores de nivel más profundo, hasta que son violados.

Descubrir nuestros modelos mentales no es tan fácil como parece. Por lo general, no somos conscientes de nuestros valores de nivel más profundo, hasta que son violados. Para la oficina central de la misión, a menudo hay tal sentido de responsabilidad y cuidado amoroso por los miembros del personal que la evitación del riesgo se convierte en una parte natural del discurso en las oraciones y políticas relacionadas con los trabajadores de la misión. Otros valores elevados, como la educación de los hijos, el cuidado de los padres ancianos y los compromisos a largo plazo en el ministerio pueden llevar nuestra misionología más hacia la evitación de riesgos. Puede haber una suposición no escrita de que debe evitarse a toda costa morir en el campo. ¿Pero es eso bíblico y ha sido discutido con la iglesia enviadora, la organización y el equipo?

También puede haber consideraciones culturales. Para algunas culturas, la toma de riesgos puede ser muy aceptable, pero puede ser impensable perderse el funeral de un padre o un pariente cercano. Este valor puede ser lo suficientemente alto como para que el trabajador esté basado en su país de origen por un tiempo, cuando la posibilidad de viajar es problemática.

Falta de equilibrio

Se han planteado preguntas sobre si el mayor valor dado a la atención ha creado modelos mentales, de los cuales no somos conscientes, que impulsan nuestras discusiones a priorizar un cuadrante del modelo de Gestión de la Polaridad sobre otros. El misionólogo Christopher Ducker sugiere que el concepto de vulnerabilidad debe ser traído de nuevo a nuestra misionología: «Propongo que la vulnerabilidad sea una característica definitoria de la misión en el siglo XXI. Por vulnerabilidad me refiero a exponerse (normalmente de forma deliberada) al riesgo y a la incertidumbre, incluida la posibilidad de penurias, lesiones y ataques».[10] Esto encaja bien con la declaración del gran misionero transcultural, el apóstol Pablo: “Por eso me regocijo en debilidades, insultos, privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo; porque, cuando soy débil, entonces soy fuerte” (2 Corintios 12:10).

En el siguiente diagrama, las conversaciones que tienen lugar están representadas por la línea azul. El diagrama asume que esas conversaciones están en curso mientras la crisis de COVID-19 continúa desarrollándose, así que la línea es un bucle cerrado. El hecho de que el bucle se sumerja más profundamente en el cuadrante inferior izquierdo muestra que las conversaciones están girando más en torno a la evitación el riesgo y no tienen en cuenta la sostenibilidad del ministerio y las relaciones. Si eso sucede, sabemos que la misionología detrás de nuestras conversaciones se ha desequilibrado.

Del mismo modo, si la conversación es predominantemente sobre el sacrificio y el sufrimiento, estaría igualmente desequilibrada. En ese caso, el bucle se sumergiría más profundamente en el cuadrante inferior derecho, en particular si se ignora la posibilidad de que uno se convierta en una carga para la comunidad vulnerable.

Conversaciones saludables

Asumiendo que nuestra misionología tenga un equilibrio saludable entre el cuidado de nosotros mismos y el celo y la pasión por el ministerio y las personas, imaginamos que las conversaciones se centrarán en el impacto que la decisión tendría en el ministerio a largo plazo. Esto bien podría significar que irse es la mejor opción, pero la razón principal no debería ser la evitación del riesgo para el individuo, sino porque sería lo mejor para la sostenibilidad a largo plazo del ministerio y las relaciones. La línea azul en el diagrama de abajo representa el lugar donde creemos que deben tener lugar las conversaciones.

Mantener el rumbo

Como el desarrollo de la crisis de COVID-19 es bastante impredecible, las conversaciones pueden fácilmente volver a centrarse en los riesgos y temores. Por lo tanto, es bueno identificar los signos de “alertas tempranas”, indicadores que nos dicen que nos estamos hundiendo en uno de los cuadrantes inferiores del modelo de Gestión de la Polaridad. Esto podría ser cuando, por ejemplo, nos encontramos hablando solo de nuestro propio bienestar o nos damos cuenta de que estamos usando un lenguaje heroico sobre la permanencia.

En el lado positivo, deberíamos centrarnos en “Pasos de acción”, intervenciones a través de las cuales obtenemos o mantenemos los resultados positivos de enforcarnos en esta polaridad. Mantenemos el enfoque correcto cuando, por ejemplo, usamos nuestra energía para explorar nuevas formas de trabajo, ampliar o ajustar el enfoque del ministerio y consultar a las partes interesadas adecuadas. Esto hace que el diagrama de gestión de la polaridad completo se vea así:

Repensar el riesgo[11]

Mientras mi esposa y yo orábamos sobre la cuestión de quedarnos o irnos, descubrimos que hay cuestiones aún más profundas relacionadas con esto. Ahora nos estamos haciendo preguntas como:

  1. ¿Cuál es mi misionología del riesgo? ¿Cuáles son mis valores y creencias más profundos en torno a la toma de riesgos?
  2. ¿Realmente amo a las personas con la que vivo, aun cuando esto signifique exponerme a altos riesgos?
  3. ¿Estoy cayendo en la trampa de querer ser un héroe, aun cuando al quedarme solo me convierto en una carga?
  4. ¿De quién es la decisión de irme o quedarme? ¿Qué peso se debe dar a las voces de los compañeros del ministerio, la iglesia enviadora, el liderazgo de la organización y los trabajadores?
  5. ¿Es hora de considerar nuevas formas de trabajo en las que el ministerio sea menos dependiente de la presencia de expatriados?

La crisis de COVID-19 podría reajustar los modelos mentales que actualmente utilizamos para las misiones en el extranjero en lo que respecta al riesgo. Podría alejarnos de la tendencia de evitar el riesgo, para abrazar el riesgo de manera responsable. También podría acelerar el replanteamiento que ha tenido lugar en las últimas décadas sobre el papel de los de afuera y acelerar la tendencia a poner el trabajo desde el inicio en manos de los hermanos y hermanas del propio país. El difunto gran misionólogo David Bosch dijo acerca de la vulnerabilidad de la misión: “… El cristianismo es ‘único’ debido a la cruz de Jesucristo. Pero entonces la cruz debe ser vista como lo que es: no un signo de fuerza, sino como evidencia de debilidad y vulnerabilidad. La cruz no nos confronta con el poder de Dios, sino con la debilidad de Dios”.[12]

Notas

  1. Isobel Kuhn, Green Leaf in Drought (Singapore: Harold Shaw Publications, 1994).
  2. Kelly O’Donnell, ‘The Missional Heart of Member Care’, International Bulletin of Mission Research (April 2015), https://doi.org/10.1177/239693931503900210.
  3. Marjory F. Foyle, Honourably Wounded: Stress Among Christian Workers, Kindle Edition (London: Monarch Books, 2009).
  4. Niall Ferguson, Civilization: The West and the Rest (Great Britain: Penguin Books, 2012).
  5. Jean Johnson, We Are Not the Hero. (Sisters, OR: Deep River Books LLC, 2012).
  6. Samuel Escobar, The New Global Mission: The Gospel from Everywhere to Everyone (Downers Grove, Ill: IVP Academic, 2003).
  7. Barry Johnson, Polarity Management: Identifying and Managing Unsolvable Problems (Amherst, MA: H R D Press, 2014).
  8. The Polarity Management model is not the best tool for what Johnson calls an ‘either-or’ issue (see chapter 6), but in the context of this article I still found it a helpful model.
  9. Peter M. Senge, The Fifth Discipline: The Art & Practice of the Learning Organization (New York: Currency, 2006).
  10. Christopher Ducker, ‘Missio Dei (the Mission of God),’ Yumpu.Com.2008, https://www.yumpu.com/en/document/read/54406328/missio-dei-the-mission-of-god-theduckersorg.
  11. Nota del editor: Ver el artículo de Sue Arnold “El riesgo de alcanzar a los no alcanzados” en el número de septiembre de 2019 del Análisis Mundial de Lausana https://www.lausanne.org/es/contenido/aml/2019-09-es/el-riesgo-de-alcanzar-los-no-alcanzados
  12. David J. Bosch, ‘The Vulnerability of Mission,’ Baptist Quarterly 34, no 8 (1992): 351–63, https://doi.org/10.1080/0005576X.1992.11751898.

Kirst Rievan (seudónimo) y su esposa son de Europa y viven en Asia desde hace más de 20 años. Kirst proporciona liderazgo en Asia para una organización mundial de desarrollo basada en la fe. Kirst tiene un doctorado en misionología de Biola University.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*