1200px-Thailand_Phetchabun_locator_map.jpg


Iglesias de FJCCA en 2016


Iglesias de FJCCA el 1 de noviembre de 2017

Los 424 sitios de FJCCA en marzo de 2019

El Espíritu de Dios está obrando entre los tailandeses. Está surgiendo un movimiento hacia Cristo desde la provincia central de Phetchabun. Este movimiento está encabezado por cristianos tailandeses que buscan alcanzar a su pueblo con el mensaje del evangelio, hacer discípulos y plantar iglesias. Phetchabun tiene una población de casi un millón de budistas theravada que han ocupado esta zona durante un milenio.

El movimiento «Asociación de Iglesias Libres en Jesucristo» en el centro de Tailandia

El pastor Somsak se convirtió a los 22 años al escuchar el evangelio. Era un mecánico de motocicletas con una esposa e hijos. Comenzó una relación seria con Cristo que incluía el estudio diario de la Biblia y la oración. La congregación de iglesia más cercana estaba a 120 kilómetros de su casa, así que empezó a tener cultos en su casa con su familia y con todos los que él había llevado a la fe. Cuando el grupo creció, decidieron construir un edificio grande para que todos pudieran reunirse más cómodamente. El primer edificio se construyó en 1987, y así comenzó el movimiento que más tarde se formalizaría como la «Asociación de Iglesias Libres en Jesucristo» (FJCCA). Comenzó sin ningún misionero externo que ayudara o guiara el proceso. Simplemente era un creyente tailandés que leía las Escrituras, estaba lleno del Espíritu Santo y buscaba seguir el camino de Jesús como lo hizo la iglesia primitiva, tal como se registra en el libro de Hechos. Todo fue dirigido por el pastor Somsak con la ayuda de la congregación. Para el año 2005, habían plantado seis iglesias hijas en pueblos cercanos donde los miembros ya tenían conexiones familiares o relacionales.

En 2007, el pastor Somsak comenzó a fundar pequeñas iglesias en los hogares de los nuevos creyentes en lugar de exigirles que viajaran a una comunidad desconocida lejos de su hogar. En 2016, estas seis iglesias hijas tenían la madurez suficiente para empezar a plantar iglesias propias. También en 2016, FJCCA comenzó un nuevo enfoque de evangelización. En lugar de una sola gran fiesta de Navidad en su sede principal, celebraron eventos locales más pequeños y tranquilos en 17 lugares estratégicos donde los miembros tenían familiares.[1]

El movimiento ha seguido organizando eventos públicos de evangelización que funcionan principalmente como un proceso de filtrado para encontrar a las personas que Dios está atrayendo hacia sí. Los lugares para estos eventos se crean utilizando espacios de reunión abiertos en los pueblos con carpas y sillas de plástico comúnmente disponibles. Estas reuniones a veces tienen lugar en el patio del templo local. Todos en la aldea están invitados a asistir a la reunión al aire libre. En estos eventos, se presenta un mensaje del evangelio, y se anima a los asistentes a orar directamente a Jesús con respecto a dos o tres problemas en sus vidas. Al final de la reunión, se pide a los participantes que levanten la mano si desean que alguien vaya a visitarlos a su casa y les cuente más sobre este Jesús.


Evento de extensión de FJCCA. Imagen cortesía de FJCCA.

El discipulado es evangelización

Cuando una persona muestra interés en orar a Jesús, los líderes la visitan dentro de las 48 horas e invitan a los familiares cercanos a su casa para la primera de una serie de reuniones en el hogar. Preparan una comida en la casa de la persona interesada y crean una atmósfera de comunidad alegre. Las personas visitadas son guiadas a una simple oración de fe, y se les explica que seguir a Jesús significa total lealtad a su autoridad como Maestro.

En la segunda semana de visitación, los nuevos creyentes comienzan a escuchar historias desde la creación en Génesis hasta Cristo en el Nuevo Testamento. Son lecciones bíblicas simples de un librito con letra muy grande. La letra grande es vital pensando en muchas personas que tienen problemas de visión y poca iluminación en la casa.


Un hombre lee un librito titulado “Oración”. Imagen cortesía de FJCCA.

En la tercera y cuarta semana, cuando el grupo casero se reúne, se anima a los participantes a seguir orando a Jesús, y a compartir sus experiencias de cómo Dios ha respondido a sus oraciones y los ha tocado. El maestro continúa repitiendo las historias desde la creación a Cristo para que tengan un panorama general del evangelio. Para la quinta semana, el grupo aprende una o dos canciones de adoración tailandesas muy sencillas como «Caminaremos por el camino de Jesús». En las siguientes semanas, hay un momento decisivo. El líder del grupo dirá algo como esto:

¿Recuerdan cómo la humanidad pecó y fue separada de Dios? Bueno, su plan de salvación era que Jesús, su Hijo, viniera como un bebé humano. Creció y nos enseñó muchas cosas buenas y cómo ser buenas personas. Pero también vino a morir por nosotros. Murió por el pecado y el mal karma de ustedes. Pero no solo murió, sino que resucitó, y estas son las promesas que pueden tener si creen en él.


Las reuniones en los hogares son fundamentales. Imagen cortesía de FJCCA.

Nutrición espiritual contextualizada

Las personas que se arrepienten y deciden seguir a Jesús demuestran su fe al ser bautizados. Después de recibir el bautismo en agua, se les da una Biblia en tailandés y un librito sencillo sobre cómo orar y pedir ayuda a Dios con los problemas de sus vidas. Una vez que hay más de tres creyentes en una reunión de aldea, se la designa como una «iglesia casera». Sorprendentemente, los nuevos discípulos de origen budista no son instruidos en un conjunto claro de prácticas que deben seguir con respecto a su comunidad budista local y las obligaciones familiares (por ejemplo, actividades de mérito). Pero se les enseñan las Escrituras cristianas y se les anima a obedecer la guía del Espíritu Santo a medida que crecen como comunidad de fe.

Pasan a alimentarse de «leche» espiritual a «arroz y carne», comenzando con cinco simples versículos de la Biblia del libro de Juan, luego con 20 lecciones que el equipo de FJCCA ha desarrollado como: «¿Qué significa arrepentirse?» y «¿Qué significa nacer de nuevo? Estas lecciones toman alrededor de ocho meses para ser completadas, y los creyentes más maduros enseñan los materiales que acaban de aprender a los nuevos creyentes.[2]

Seguimiento

En 2017, se establecieron 139 nuevas iglesias caseras y más de 1.500 personas hicieron una confesión de fe. Hoy hay 656 grupos de iglesias de la red del movimiento FJCCA distribuidos por varios distritos. El pastor Somsak ha redirigido mucha de su energía al desarrollo del liderazgo. Está muy involucrado en el crecimiento y la continuación de estas comunidades cristianas recién nacidas, invitando a líderes potenciales a que vengan a visitarlos y compartan su fe de inmediato. Muchos de los líderes trabajan hasta ochenta horas por semana.

Si bien se han visto movimientos similares anteriormente, una cosa que distingue a este movimiento es el meticuloso método con el que se han recopilado los datos. En marzo de 2019, Christianity Today destacó la labor de Dwight Martin, que creció en Tailandia.[3] Martin crea y utiliza herramientas analíticas digitales para ayudar a los líderes cristianos nacionales a realizar un seguimiento preciso de las personas que sirven.[4]


Una reunión de iglesia más grande. Imagen cortesía de FJCCA.

En 2017, solo 17 de estas iglesias tenían edificios propios, ya que prefieren el contexto hogareño para establecer comunidades cristianas sencillas al principio. El modelo de iglesia casera reduce la carga financiera, pero se construye un edificio una vez que hay una masa crítica. Su objetivo es construir 20 edificios de iglesias «madre» en 2021 para apoyar el avance de las iglesias caseras a un costo de alrededor de US$ 50.000 cada una. A pesar de este crecimiento y difusión verdaderamente asombrosos del evangelio, el 98,7% de esta provincia sigue adorando ídolos.

Conclusiones

La Palabra inspirada

Los líderes laicos de iglesia en regiones desatendidas deben sentir una pasión por la necesidad de una obediencia personal y práctica a las Escrituras que se traduzca en una evangelización y plantación de iglesias con formas autóctonas que no dependan de la presencia de forasteros.

El amor encarnado de Cristo

JFCCA ha encarnado creativamente el antiguo valor cultural de la comunidad afectuosa al abrazar a las personas interesadas en Cristo. Lamentablemente, la industrialización y la migración urbana han despojado a muchas de las aldeas tailandesas más necesitadas de su sentido de pertenencia e interdependencia relacional. El ministro atento del evangelio tratará de demostrar el amor de Cristo visiblemente en la comunidad cristiana.

Materiales apropiados

Ha habido un esfuerzo concertado de JFCCA por mantener todos los materiales impresos al mínimo, y ser buenos administradores con los pocos recursos que ellos mismos han desarrollado. Las estructuras físicas y los suministros son secundarios a la prioridad de desarrollar la fe de las personas a las que Cristo está alcanzando con el evangelio en la comunidad.

El nombre de Dios

En lugar de explicar inmediatamente la Trinidad y utilizar la palabra genérica tailandesa para Dios (Prachao), JFCCA ha elegido deliberadamente proclamar primero el nombre de Jesús como el nombre de Dios, a quien la gente comienza a orar. Aunque la doctrina de la Trinidad se presenta a través de la enseñanza completa de las Escrituras, han descubierto que se han eliminado muchas «cortinas de humo» y obstáculos para el compromiso inicial de los budistas tailandeses con el evangelio y con el llamamiento a la fe y al arrepentimiento. Esto también ayuda a eliminar la confusión que muchos tienen con el concepto bíblico de un Dios Creador y su visión comúnmente entendida de una deidad dorada que reside en un templo local. Los líderes de iglesias locales deben entrenar a su gente en cómo expresar los conceptos del Dios Trino sin causar mayor confusión en el proceso de proclamar el evangelio a sus familiares, amigos y vecinos.[5]

Notas

  1. Dwight Martin, ‘Free in Jesus Christ Church Association Church Planting Movement in Central Thailand,’ (Unpublished Paper, 8 December 2017).
  2. Dwight Martin, ‘Dwight Martin Full Episode,’ interview by David Joannes, Missions Pulse, 21 October 2019, https://youtu.be/qn6kRKID434.
  3. Kate Shellnutt, ‘Making Missions Count: How a Major Database Tracked Thailand’s Church-Planting Revival,Christianity Today, 15 March 2019, www.christianitytoday.com/ct/2019/april/missions-data-thai-church-fjcca-reach-village.html
  4. eStar Foundation, https://estar.ws/
  5. Nota del editor: Ver el artículo de Hugh Kemp “Budismo en Asia” en el número de mayo 2015 del Análisis Mundial de Lausana https://www.lausanne.org/es/contenido/aml/2015-05-es/budismo-en-asia

D.J. Oden (seudónimo) es un trabajador intercultural de Pioneers en el sudeste asiático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*