El gran fenómeno hoy, como ocurrió con la iglesia del primer siglo, es que Dios, más que nunca, está dirigiendo a las naciones hacia nuestros vecindarios. Tres millones de personas se trasladan a ciudades cada semana. Las ciudades son donde las mayores cantidades de la próxima generación de jóvenes, los pueblos menos alcanzados que han migrado, los moldeadores de culturas, y las personas más pobres entre los pobres viven juntos. Hay varias barreras económicas, sociales, raciales y políticas que afectan a nuestras ciudades y, sin embargo, la iglesia está perdiendo rápidamente su pertinencia urbana.

Movement Day, que sirve como la red temática del Movimiento de Lausana sobre Ciudades, trabaja para forjar una alianza mundial de líderes dedicados a impactar sus ciudades espiritual y socialmente. Creemos que, a través de una investigación rigurosa, uniéndonos en oración y con el liderazgo local, desarrollando una comunidad mundial que comparte las mejores prácticas, y una vigorosa colaboración entre diversos sectores, podemos impactar a nuestras ciudades ayudando a movimientos de evangelio urbano emergentes para la edificación del reino de Dios.

Anhelamos ver el evangelio encarnado y arraigado en todas las culturas, redimiéndolas desde adentro para que puedan exhibir la gloria de Dios y la radiante plenitud de Cristo. Esperamos el momento cuando la riqueza, la gloria y el esplendor de todas las culturas serán traídos a la ciudad de Dios, redimidos y purgados de todo pecado, enriqueciendo la nueva creación. El Compromiso de Ciudad del Cabo I-7-B

 

Print Friendly, PDF & Email

Puede encontrar más materiales en la versión en inglés de esta página.