La plantación de la iglesia es central para la misión de Dios. “Edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no podrán vencerla” (Mt 16:18 NVC). Dios ha confiado a su pueblo, a toda la iglesia, la importante estrategia de plantar más y mejores expresiones visibles de sí mismo. El proceso de plantación colaborativa de iglesias (proclamación, discipulado, reunión, equipamiento e impacto en la sociedad) es la manera más efectiva de reconciliar a una nación con Cristo. Cuando el cuerpo más amplio de creyentes combina sus visiones individuales de plantación de iglesias dadas por Dios en una visión combinada, tiene su mayor impacto y potencial de discipular a toda una nación.

La red temática Plantación de Iglesias desea promover movimientos efectivos de plantación de iglesias en cada país reuniendo las muchas expresiones nacionales de plantación de iglesias en visiones colaborativas de plantación de iglesias y estrategias compartidas.

El proceso de plantación de iglesias está en el centro mismo del Movimiento de Lausana, como se refleja en su visión cuádruple: el evangelio para cada persona, una iglesia evangélica para cada pueblo, líderes como Cristo para cada iglesia y la influencia del reino en cada esfera de la sociedad. La plantación colaborativa de iglesias refleja el espíritu de nuestra fe.

“Cuando vivimos en unidad y trabajamos en forma asociada, demostramos el poder sobrenatural y contracultural de la cruz. Pero cuando demostramos nuestra desunión al no lograr asociarnos, degradamos nuestra misión y nuestro mensaje, y negamos el poder de la cruz”. El Compromiso de Ciudad del Cabo II-F

Puede encontrar más materiales en la versión en inglés de esta página.